sábado, 10 de junio de 2017

Meravigliosa creatura (Parte I)





Por muchos años que lleve dedicándome a ésto de los cruceros no termino de asimilar del todo la capacidad de crecimiento que tiene esta industria y que parece no encontrar su techo. En la última década el sector crucerístico ha experimentado un aumento tan brutal que las navieras se han  lanzado en una frenética carrera por construír más y más barcos para hacer frente a la demanda y superar así a sus rivales; sin ir más lejos este 2017 batirá un récord en cuanto a debuts con un total de 10 unidades recién salidas de los astilleros. Son esas novedades las que levantan la máxima expectación en los puertos y por las que muchos se pelean para que la naviera en cuestión elija dicha dársena por el extra de prestigio que supone el que un buque de reciente factura atraque por primera vez en esas instalaciones. Aquí en tierras gallegas hablar de estrenos de naves de cruceros, escalas inaugurales y demás equivale a hacerlo en la mayoría de los casos del puerto de Vigo.


Vigo haciendo historia una vez más.


La dársena olívica presenta unas condiciones ideales para acaparar este tipo de eventos: es un puerto muy seguro, de aguas muy tranquilas, con una completa dotación de medios operativos y las instalaciones para el embarque y desembarque de pasajeros son de primer nivel ya que presentan una gran capacidad y múltiples servicios dedicados al turista. Tiene además la tradición de gran puerto dedicado al pasaje (hasta no hace mucho era la referencia con mayúsculas en el noroeste peninsular) y está estratégicamente situado de manera que los buques recién botados en dos de los templos sagrados de la construcción naval crucerística, Meyer Werft (Alemania) y STX Europe (Francia) pasan irremediablemnente por su puerta en su camino hacia sus bases de operaciones en el Mediterráneo. Así en las últimas temporadas hemos visto por aguas olívicas casi en primicia mundial a buques como el Royal Princess (2013), Oasis of the Seas (2014), Britannia y Anthem of the Seas (2015) o Harmony y Ovation of the Seas en 2016. Con tal aluvión de novedades para este año parecía difícil que Vigo no se volviera a citar con la historia una vez más y así ha sido. Este pasado martes 6 de junio se ha convertido en otra de esas fechas fijadas para siempre en la historia de este puerto gallego con el estreno en la ciudad del colosal y flamante MSC Meraviglia, el nuevo buque insignia de la naviera transalpina MSC Cruises.


EL MSC Meraviglia hizo historia esta semana en el puerto de Vigo.


El MSC Meraviglia inscribió su nombre con letras de oro en la dársena viguesa bien temprano, cuando a las ocho y media de la mañana inició la maniobra para atracar su descomunal eslora de más de 300 metros en el muelle de trasatlánticos Alberto Durán. A bordo del impresionante ingenio flotante que acaparó todas la miradas a lo largo del día llegaron 4.085 pasajeros de diversas nacionalidades, casi 6.000 personas si le sumamos a la tripulación, cifras que dejan con la boca abierta si tenemos en cuenta de que hablamos de una sola unidad naval. Además está el hecho de no se trata del simplemente de la escala inaugural de la nave en Vigo. La dársena olívica se ha apuntado el tanto de ser el primer puerto a nivel mundial que recibe en escala oficial a este nuevo gigante de los mares. El Meraviglia estrenó su condición de buque de cruceros el pasado domingo cuando partió del puerto francés de Le Havre en su singladura inaugural, un viaje de una semana de duración que tras la visita en aguas gallegas proseguirá rumbo al Mediterráneo haciendo escalas en Lisboa, Barcelona, Marsella y Génova. En aguas del "Mare Nostrum" establecerá su base de operaciones durante los próximos 2 años si bien durante la temporada estival de 2018  realizará un breve periplo por el norte de Europa que servirá para que la imponente nave que maravilló esta semana a los vigueses vuelva a ser vista por aguas gallegas (y por partida doble). ¿Después? Después dios dirá...

 
El MSC Meraviglia se encuentra estos días realizando su singladura inaugural.


El 6 de junio de 2017 era una fecha marcada en el calendario del puerto vigués no sólo por el histórico debut del MSC Meraviglia sino por ser además la jornada en la que tendría lugar la primera escala triple del año y que al final no fue. La razón: uno de sus componentes, el minúsculo Variety Voyager anuló su visita debido a las adversas condiciones meteorológicas. Sí cumplió el otro protagonista del día, el elegante Star Pride, también debutante en la rada olívica, pero al que atracar al lado del gigantesco y novedoso buque de MSC restó su merecida cuota de protagonismo. El buque propiedad de la naviera Windstar Cruises llegó una hora antes que el Meraviglia procedente de Leixoes y su parada en Vigo se enmarcaba dentro de un crucero de 8 noches de duración que partió de Lisboa el pasado domingo y que finalizará en Dublín el próximo lunes tras realizar atractivas escalas, dos de las cuales fueron en tierras gallegas ya que a su salida de la ría viguesa la lujosa nave puso proa a Ferrol. Más adelante le dedicaré a este barco unas líneas pero ahora es momento de comentar de manera más pormenorizada algunos detalles de la que fue sin lugar a dudas la gran estrella del día en aguas viguesas.


El Star Pride fue el otro protagonista de la jornada en Vigo pero obviamente pasó más desapercibido.


En un mundo donde no existiera la Royal Caribbean y sus gigantescos "of the Seas", el MSC Meraviglia sería el amo; el buque de pasaje más grande jamás construído. Pero como la ingeniería naval ha tenido a bien concedernos prodigios tecnológicos como los Oasis, Allure o Harmony of the Seas, la "Maravilla" de MSC se tiene que contentar con una cuarta plaza en el actual ránking de colosos oceánicos, lo que por otro lado no está nada mal, si bien por longitud no aparece ni entre los 30 primeros. Construcción E34 de los astilleros STX France, lugar de nacimiento de auténticas leyendas de la navegación como el Normandie y más recientemente de colosos como el Queen Mary 2 o el ya mencionado Harmony OTS, el Meraviglia es un buque de 171.598 toneladas de registro bruto que posee unas dimensiones exhorbitantes: 315´83 metros de eslora, 43 metros de manga y un calado de 8´75 metros. En sus 19 cubiertas, 14 dedicadas en exclusiva al pasaje, el navío ofrece un aforo de 4.500 pasajeros en acomodación normal a los que hay que sumar su tripulación, compuesta por 1.536 personas. Una gigantesca urbe flotante con más de 6.000 habitantes cuyo coste de construcción superó los 800 millones de euros. El callsign o identificativo de llamada del MSC Meraviglia es 9HA4455 y está abanderado en Malta, con La Valeta como puerto de registro, siendo el primer buque de la flota actual de MSC Cruises en llevar pabellón de esta isla mediterránea (el resto de la flota lleva bandera panameña).


El Meraviglia es el buque de cruceros europeo más grande de todos los tiempos.


En el apartado mecánico el MSC Meraviglia lleva el habitual sistema diesel-eléctrico, con 4 motores ABB de 12 cilindros (2 de ellos) y 16 cilindros (los otros dos) mientras que de la propulsión se encargan dos pods azimutales, también marca ABB, con una potencia de 19´2 MW y que son capaces de impulsar el conjunto a velocidades máximas de 21´8 nudos. Una auténtica meraviglia tecnologica. Y ya que hablamos de meraviglia: ésta no es la primera vez que la citada denominación aparece en la historia de MSC. La compañía italiana ya tenía reservado este nombre a la 5º unidad de la Clase Musica pero finalmente la naviera abandonó la idea de construír dos barcos de esta clase (los que deberían haber sido MSC Meraviglia y MSC Favolosa) y decidió construír en su lugar un nuevo buque de la Clase Fantasia, el que sería a la postre el MSC Divina.




La impresionante progresión que ha tenido MSC Cruises en los últimos años no es nada si lo comparamos con lo que está por venir. Si contamos al recién inaugurado Meraviglia, MSC incorporará a su flota a 11 barcos en la próxima década agrupados en 4 series o clases distintas, lo que supondrá una inversión total de 9.000 millones de euros. Este plan de expansión no tiene precedentes en el sector; ninguna otra naviera trabaja actualmente con semejante proyección. Nuestro protagonista de hoy pertenece a la llamada Vista Class, aunque para no confundirlos con la clase de buques a la que pertenecen los Arcadia, Queen Victoria y compañía también se la conoce como Meraviglia Class y no será una clase monobuque; en los astilleros de la ciudad de Saint Nazaire donde se construyó el navío que sale en las fotos se trabaja ya en la concepción de su gemelo, el MSC Bellisima, que verá la luz en 2019. Basados en este dúo en octubre de 2019 y septiembre de 2020 respectivamente llegarán 2 nuevos barcos englobados en lo que se ha dado en llamar Clase Meraviglia Plus, una evolución de los Clase Meraviglia que contarán con un tamaño algo mayor y 200 camarotes más, ampliando así su capacidad de pasaje. Serán construídos también en los astilleros STX France. No habrá que esperar tanto para ver la nueva creación de la naviera MSC: en los astilleros Fincantieri se encuentra ya en su fase final de construcción la que será primera unidad de la Seaside Class, el MSC Seaside, un navío ligeramente más pequeño que el Meraviglia pero de formas mucho más revolucionarias, sobre todo a popa. El Seaside iniciará operaciones en noviembre de este mismo año y tras él vendrán dos gemelos, el Seaview (mayo de 2019) y un tercero sin nombre asignado aún que navegará a partir de 2021.


Imagen por ordenador del aspecto que tendrán los futuros buques de la Seaside-Class, con su característica popa abierta.
(Foto: MSC Cruises)


Pero las expectativas de MSC apuntan mucho más lejos. Durante la ceremonia de toma de posesión del MSC Meraviglia la naviera italiana dio a conocer qel acuerdo firmado con los astilleros STX France para la construcción de dos navíos de 200.000 toneladas y propulsión mediante LNG (gas licuado) más la opción de dos buques adicionales. Esta nueva clase de buques, que recibirá el nombre de World Class, contará con unas formas muy futuristas donde destacarán su estructura en forma de "Y", su proa recta y su impresionante aforo máximo de 6.850 pasajeros, lo que los convertirá en los buques de cruceros con mayor capacidad de toda la historia. Está previsto que las dos primeras unidades entren en servicio en 2022 y 2024. MSC Cruises calcula que en 2016 será capaz de transportar a 4´8 millones de cruceristas al año. En la actualidad mueve la nada despreciable cifra de 1´8 millones.


 Si arriesgado es el diseño de los Clase Seaside, los futuros World Class contarán con un perfil rompedor. Serán además los buques de cruceros con mayor capacidad de pasajeros de todo el mundo.
(Foto: MSC Cruises)


En lo que respecta al aspecto general de la nave (aspecto exterior me refiero) el Meraviglia no es ni de lejos tan llamativo como sus futuros compañeros de flota. Sigue la tendencia actual del "cuanto más grande y más camarotes con terraza, mejor" que da lugar a cuestionables resultados estéticos  a los que los detractores de esta moda han dado en llamar despectivamente como cajones flotantes. Reconozco que cada vez me cuesta más no adherirme a su postura pero no queda otra que resignarse; a fín de cuentas a las navieras poco les importa si sus barcos se parecen a barcos, a cajones flotantes o a dispensadores de bebidas. En el caso concreto de nuestro protagonista de hoy el aspecto amazacotado que presenta causado por la superposición de cubiertas se ve agravado por varios factores, en primer lugar por el elevado número de cubiertas situadas por encima del puente, que afea su estética hasta niveles drámaticos cuando se observa a la nave de frente. Por otro lado una eslora algo corta en comparación al volumen general del buque también contribuye a darle ese aspecto pesado. Si lo equiparamos con buques de parecido tamaño es fácil ver éste hecho: un Britannia, cuyo volumen (144.00 T.R.B.) es casi un 20% menor que el de nuestro protagonista, es 14 metros más largo y el Independence of the Seas  (154.000 T.R.B.) lo supera en eslora en 23 metros.


Visto de proa el Meraviglia no es en términos estéticos ninguna maravilla. La superposición de cubiertas, sobre todo por encima del puente de mando, afea el conjunto.


Todavía quedan muchos detalles que mostrar de este leviatán de los mares pero eso será en la siguiente entrega de este post especial. 


El MSC Meraviglia se cruza con el buque oceanográfico Ángeles Alvariño durante su salida del puerto vigués el pasado martes.


Salvo las que así lo indiquen las fotos de esta entrada han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario