domingo, 17 de septiembre de 2017

Agárrense...





...que vienen curvas. La escala de ayer del buque Astor dio el pistoletazo de salida a la segunda quincena del mes de septiembre, 15 días que en lo referente a escalas de cruceros en el puerto herculino será un goteo continuo de naves de pasaje con unas cifras nunca antes vistas en la ciudad.


Protagonismo para todo un veterano de los mares durante la jornada del sábado en los muelles herculinos.


Fue muy considerado el veterano Astor presentándose en la ciudad sobre las 12 de la mañana, una hora que permitió un respiro a shipspotters y fotógrafos aficionados en general que por una vez no tuvieron que pegarse un considerable madrugón para ver la maniobra de entrada. Procedente del puerto francés de La Pallice el buque, que opera en régimen de chárter para el touroperador alemán Transocean Kreuzfahrten, trajo en esta ocasión a la urbe herculina a unos 500 pasajeros.


Lo de "a quien madruga, Dios le ayuda" no va con el Astor.


El Astor se encuentra realizando un crucero de 13 noches de duración que partió este pasado lunes desde el puerto germano de Bremerhaven y que antes de llegar a la ciudad herculina hizo escalas en Honfleur y el mencionado puerto de La Pallice, donde atracan los buques de cruceros para visitar La Rochelle. Tras visitar tierras gallegas los cruceristas que viajan a bordo del buque de bandera bahameña continuarán su periplo por Bilbao, Burdeos, Montoir de Bretagne y St. Peter Port (Isla de Guernsey) antes de regresar de nuevo a Bremerhaven el próximo día 23. Los precios para esta travesía no eran baratos; partían desde los 2.400 euros correspondientes al alojamiento más barato, hasta los 12.400 euros pedidos por la Astor Suite 101, la más lujosa del navío y que se sitúa en la proa del Astor, justo bajo el puente de mando.




Construído en los astilleros Howaldtswerke Deutsche Werft en la ciudad alemana de Kiel y puesto en servicio en febrero de 1987, el actual Astor es un buque de 20.606 toneladas de registro bruto que tiene unas dimensiones principales de 176´5 metros de eslora, 22 ´6 metros de manga y un calado de 6´1 metros. En sus 7 cubiertas de pasaje el buque puede albergar a 590 pasajeros a los que hay que sumarle los 300 miembros que componen su tripulación.


El Astor a su llegada a la ciudad ayer con Seixo Branco de fondo.


Al igual que sucede con numerosos buques de la vasta flota crucerística, el Astor cuenta con un buque gemelo, en su caso el actual Saga Pearl II, que opera para la naviera británica Saga Cruises. Sin embargo la historia que dió lugar a estos dos hermanos es bastante rocambolesca. En 1980 la HADAG Cruise Line alemana encargó a los astilleros Howaldtswerke Deutsche Werft la construcción de un coqueto buque que fue bautizado como Astor (se trataba del actual Saga Pearl II). 4 años más tarde el navío fue vendido a la Safmarine sudafricana para reabrir la línea Southampton - Ciudad el Cabo, una decisión que resultó ser todo un desastre: el buque adquirido demostró ser completamente inadecuado para dicha ruta al carecer de potencia suficiente. Para solucionar el desaguisado Safmarine encargó a los mismos astilleros donde se había construído el Astor original la creación de un nuevo buque exactamente idéntico aunque ligeramente mayor en tamaño y, sobre todo, mucho más potente. Así en 1986 vio la luz nuestro protagonista de hoy mientras que el anterior Astor fue vendido a intereses germanos pero antes de que el nuevo Astor pasara a manos de sus legítimos dueños la difícil situación económica por la que pasaba la naviera obligó a ésta a vender el navío a otros intereses.


 Pese a trabajar para distintas navieras y lucir colores muy distintos en sus cascos nuestro Astor de hoy y el Saga Pearl II son hermanos cuasigemelos. La original chimena les delata.


 Tras numerosos avatares que darían lugar para escribir varias entradas en este blog, en la actualidad el Astor pertenece a la compañía griega Global Maritime Group aunque de su explotación comercial se encargan dos navieras; por un lado la británica Cruise & Maritime Voyages que lo explota durante el invierno en cruceros por Australia mayoritariamente, y por otro la anteriormente citada Transocean Kreuzfahrten, que es la marca con la que opera la compañía inglesa en el mercado alemán y para la que el Astor navega durante la temporada estival.


Transocean Tours fue durante finales del siglo XX una de las históricas compañías alemanas. Tras su quiebra y posterior refundación hoy en día su logo y su marca siguen vigentes en la industria pero esta vez como la segunda marca de la naviera Cruise & Maritime Voyages, la que usa en el mercado germano.


Como mencioné al principio, la escala del Astor supone el inicio de una quincena de locura en los muelles herculinos que traerá a la ciudad a nada más y nada menos que 17 naves de cruceros de aquí a final de mes. Sólo en la semana que comienza mañana arribarán a la dársena herculina un total de 10 naves de cruceros siendo el lunes el único día en el que los cruceros nos darán una pequeña tregua antes de que se inicie el imparable ir y venir de este tipo de naves durante las próximas jornadas. Prepárense para ver navíos tan espectaculares como el Celebrity Eclipse, el Mein Schiff 3, el Independence of the Seas o el MSC Fantasia, este último en visita inaugural el próximo viernes. Habrá dobletes y hasta tripletes (este martes) y buques para todos los gustos, de diversos tamaños y categorías, y como siempre los iré mostrando aquí en el blog.


El Celebrity Eclipse (en la foto) protagonizará este martes junto a los buques Island Sky y Midnatsol el segundo triplete del mes de septiembre en los muelles coruñeses.


De momento toca despedir a nuestro protagonista de hoy, el veterano Astor, que a eso de las séis de la tarde de ayer decía adiós a la ciudad herculina tras una breve escala de 6 horas. Tras zarpar del muelle de trasatlánticos la nave puso rumbo al norte con destino al puerto de Bilbao donde ha permanecido atracado buena parte del día de hoy. En 2018 el buque repetirá visita a la urbe herculina. 


El Astor volverá a la ciudad el próximo año.



 Las fotos de esta entrada han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Megaciudades en Marineda





Jornada de gran ambiente crucerístico la que se vivió en A Coruña el pasado martes con la visita de los buques Costa Magica y Navigator of the Seas, 2 megaciudades que asombraron a los coruñeses con su  imponente tamaño durante su estancia en aguas de Marineda.


Dos nuevos gigantes hicieron escala en el puerto herculino.


La función dio comienzo cuando sobre la ciudad todavía reinaba la noche. A las séis y media de la mañana una enorme figura salpicada de luces navegaba lentamente por la ría herculina en dirección al puerto; se trataba del Costa Magica que procedente de Le Havre atracaba media hora más tarde en un emplazamiento desconocido para él, el muelle de Calvo Sotelo Sur, al quedar reservado el muelle de trasatlánticos para el componente más grande del dúo y que aún se haría esperar unas horas. Una vez asegurado a los norays del muelle los pasajeros del buque italiano propiedad de la naviera Costa Cruceros comenzaron a bajar a tierra para subirse a los autobuses que los llevarían a realizar las excursiones contratadas. En su segunda comparecencia del año en la dársena herculina el Costa Magica trajo a la ciudad a casi 2.600 pasajeros.


Al Costa Magica le tocó esta vez atracar en el muelle de Calvo Sotelo Sur.
(Foto: Manuel Candal)


Los más de dos millares y medio de cruceristas que viajan a bordo de la nave transalpina se encuentran realizando un viaje de 11 noches de duración que se inició el pasado día 8 en el puerto de Amsterdam  y que ha hecho o hará escalas en las dársenas de Dover, Le Havre (para visitar París), A Coruña, Leixoes (para visitar Oporto), Lisboa, Gibraltar y Málaga antes de concluír la singladura en Civitavecchia, el oficioso puerto de Roma, el próximo día 19. Costa ofrecía para este viaje la posibilidad de embarcar un día antes en el puerto de Savona o dos días antes en el de Marsella.




El Navigator of the Seas prefirió no madrugar tanto y hasta bien entrada la mañana no hizo acto de presencia en la ría herculina. Procedente de Funchal, en el archipiélago de Madeira, el buque de Royal Caribbean inició la maniobra de atraque en el muelle de trasatlánticos minutos antes del mediodía. Los algo más de 3.000 pasajeros llegados en el buque de la naviera norteamericana se encuentran en la parte final de un crucero de dos semanas de duración que partió de Southampton el pasado 1 de septiembre y que los ha traído a aguas herculinas tras visitar Vigo, Lisboa, Ponta Delgada, Sta. Cruz de Tenerife, Gran Canaria y la mencionada Funchal. Por delante una última parada en el puerto galo de Le Havre antes de que la ruta llegara a su fín hace unas horas en Southampton.


El Navigator of the Seas llegó poco antes de las 12 de la mañana.
(Foto: Manuel Candal)


La llegada a los muelles de dos naves de tan gran porte tuvo como consecuencia lógica un aumento temporal en el censo de la ciudad en más de 5.600 personas, 8.000 si a los cruceristas les sumamos las tripulaciones de ambos barcos. La cifra, aún siendo muy significativa no basta para superar la mejor marca del año, establecida el pasado día 6 de septiembre por los buques Azura, Britannia y Island Sky con 6.500 turistas.




Vamos ahora con unos cuantos datos de los protagonistas de la jornada, empezando por el Costa Magica. Construcción nº6087 de los astilleros Fincantieri, en su sede de Sestri Ponente (Génova), estamos ante un buque de 102.587 toneladas de registro bruto con unas dimensiones principales de 272´3 metros de eslora, 35´5 metros de manga y un calado que alcanza los 8´2 metros. En sus 13 cubiertas destinadas al pasaje el Magica ofrece una capacidad de 2.702 pasajeros en acomodación normal a los que hay que sumar las 1.068 personas que componen su tripulación. Puesto en servicio en noviembre de 2004 el Costa Magica es gemelo del Costa Fortuna, botado un año antes y ambos forman la llamada Fortuna Class. El diseño de este par de navíos se tomó como base para la siguiente generación de barcos de Costa, la Concordia Class, cuya primera unidad fue el malogrado Costa Concordia. En esencia el Costa Concordia era un Costa Magica "ampliado", con 12.000 toneladas más de registro bruto, una eslora 18 metros mayor y una capacidad de pasajeros que alcanzaba las 3.000 personas.


El diseño del Costa Magica fue tomado como base para el ya desaparecido Costa Concordia.


El Navigator of the Seas por su parte es un poco más viejo que el buque italiano. Fue construído en los astilleros finlandeses Kvaerner-Masa (hoy Meyer Turku) y entró en servicio en diciembre de 2002. Este navegante de los mares alcanza un registro bruto de 139.570 toneladas y tiene unas dimensiones principales de 311´1 metros de eslora, 38´6 metros de manga y un calado de 8´6 metros. En sus 15 cubiertas destinadas al pasaje el Navigator ofrece espacio para 3.286 cruceristas en acomodación normal y su tripulación alcanza las 1.185 personas. El Navigator of the Seas es el cuarto integrante de la Voyager Class, una serie de 5 buques que asombraron al mundo con sus mastodónticas dimensiones cuando vieron la luz a finales del siglo XX. De los cinco miembros (el Voyager, el Explorer, el Adventure, el Navigator y el Mariner of the Seas) nuestro protagonista de hoy es el más grande del quintento aunque las diferencias son muy sutiles y salvo detalles muy concretos, inapreciables a simple vista.


En su día los buques de la clase Voyager, serie a la que pertenece el Navigator of the Seas, fueron los barcos de cruceros más grandes del mundo.


A la vista de estos datos no cabe duda de que estamos hablando de dos gigantes de los mares si bien no aparecen ni por asomo, en los puestos más altos del ránking de colosos pero aún así siempre impresiona ver buques con estas enormes proporciones, más en el caso que nos ocupa al ser dos las naves atracadas que superaban el simbólico registro de 100.000 toneladas. Esa sicológica barrera de las 6 cifras fue hecha añicos en la industria crucerística ya hace bastantes años; el mérito hay que atribuírselo al buque Carnival Sunshine (ex-Carnival Destiny) que con sus 101.509 toneladas echó a rodar en 1996 una bola de nieve que en la actualidad ha alcanzado proporciones preocupantes. Si el registro bruto del Destiny se asemeja tremendamente al del Costa Magica se debe a que el buque italiano presente esta semana en nuestra ciudad copia hasta el último detalle el diseño del navío de Carnival salvo en excepciones muy pequeñas como es el caso de la chimenea.



 El Carnival Destiny (arriba) fue el encargado de abrir el melón de los buques de cruceros de más de 100.000 toneladas allá por el año 1996. Si observan similitudes entre este buque y el Costa Magica (abajo) se debe a que ambas unidades parten de un mismo diseño original.

(Foto Carnival Destiny: Brian Fisher)


Aquí en A Coruña tuvo que transcurrir más de una década desde la aparición del Carnival Destiny para que supiéramos lo que era el que una de estas megaciudades de cifras astronómicas atracara en el puerto. Y fue precisamente el Navigator of the Seas el 7 de noviembre de 2007 el que tuvo el honor de ser el primer buque de cruceros de más de 100.000 toneladas en hacer escala en nuestra ciudad. Recalco lo de "buque de cruceros" porque en sentido estricto el primer buque de pasaje que superó esa cifra en A Coruña fue el legendario Queen Mary 2 tres años antes. Claro que la "Reina" de la Cunard  pese a dedicarse al mismo cometido que el buque de Royal Caribbean no es un buque de cruceros al uso sino un trasatlántico, términos ambos que muchas veces se utilizan erróneamente como sinónimos cuando conceptualmente presentan bastantes diferencias. El tema daría para 2 ó 3 entradas en el blog. Si un día me aburro (y tengo tiempo, que eso va a resultar bastante más difícil) me meto a fondo en ese "fregao".


El Navigator of the Seas durante su escala inaugural en A Coruña el 7 de noviembre de 2007. Ese día se convirtió en el primer buque de cruceros de más de 100.000 toneladas en visitar la ciudad.


Volviendo al pasado martes y tras compartir escala por unas horas, a media tarde el dúo de impresionntes naves dio por disuelta su asociación cuando a las séis el Costa Magica soltaba amarras y tras los tres bocinazos de rigor a modo de despedida doblaba el dique para poner rumbo al sur con destino a la dársena de Leixoes. Sin más escalas por la proa A Coruña dice adiós por un largo período de tiempo a la nave de Costa, a la que desde este blog le deseamos buenas singladuras.


El Costa Magica se despide de A Coruña por un período mínimo de 2 años.


El Navigator of the Seas prolongó su estancia en la urbe coruñesa algo más respecto al navío italiano e incluso retrasó su salida prevista para las ocho de la tarde en algo más de media hora por culpa de una incidencia médica a bordo. Tras subsanar el problema el buque de Royal Caribbean partió con las últimas luces del día en dirección al puerto francés de Le Havre. A diferencia de lo que ocurrirá con el Costa Magica tenemos Navigator para rato en la ría herculina: aún le resta una visita más antes de finalizar el año que tendrá lugar el próximo 10 de octubre además de tres escalas más confirmadas para el 2018.


El Navigator of the Seas durante su maniobra de salida el pasado martes.
(Foto: Manuel Candal)


No quisiera terminar el post de hoy sin agradecer a mi amigo y habitual colaborador en el blog, Manuel Candal, su participación en esta entrada aportando un buen surtido de instantáneas.


(Foto: Manuel Candal)



 Salvo las que así lo indiquen, las fotos de esta entrada han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.


martes, 12 de septiembre de 2017

7 años magníficos... y lo que está por venir





El pasado sábado visitó nuestra ciudad el buque MSC Magnifica de la naviera italiana MSC Cruceros, un viejo conocido por nuestra ría que con su presencia cerró una intensa semana de actividad crucerística en los muelles coruñeses con un total de 6 escalas.


El MSC Magnifica echó el cierre a una gran semana en lo que a tráfico de cruceros se refiere.
(Foto: Manuel Candal)


 Procedente de Southampton y con practicamente todo el pasaje vendido para la actual ruta, lo que supoonen unos 2.500 pasajeros, el MSC Magnifica llegó a la ciudad sobre las 08:00 horas para iniciar minutos más tarde y bajo la supervisión del práctico la maniobra que lo habría de llevar a atracar en el muelle de trasatlánticos con su proa señalando hacia el corazón de la ciudad.




El MSC Magnifica se encuentra realizando estos días un crucero de 11 noches de duración que se inició el pasado día 3 en el puerto alemán de Warnemunde y que hasta la fecha ha hecho escalas en Gotemburgo, Amsterdam y Southampton antes de llegar a tierras gallegas. Tras partir de A Coruña el buque de bandera panameña puso rumbo hacia el puerto de Lisboa y tras visitar tierras portuguesas aún le quedarán dos escalas más en Gibraltar y Barcelona antes de finalizar su singladura en el puerto de Génova el próximo día 14. MSC ofrecía la posibilidad a todos aquellos que así lo quisieran de embarcar en Copenhague un día antes, aumentando de esta manera la duración del viaje hasta los 12 días.




Pese a que es el teórico cuarto y último componente de la Clase Musica, el MSC Magnifica toma lo mejor de ésta y de la clase sucesora, la Fantasia Class, para formar una especie de híbrido donde la forma exterior se corresponde con la primera clase pero cuyo interior se inspira en la segunda. Al igual que sus teóricos tres hermanos, los MSC Musica, Orchestra y Poesia, nuestro protagonista de hoy fue construído en los astilleros STX France de la ciudad de St. Nazaire y entró en servicio en marzo de 2010. Se trata de un buque de 93.330 toneladas de registro bruto con unas dimensiones principales de 293´8 metros, una manga de 32´2 metros y un calado de 8 metros. La altura desde la lína de flotación al "top" de la chimenea es de 59´6 metros.




El MSC Magnifica tiene capacidad para 2.550 pasajeros en acomodación normal alojados en alguno de los 1.275 camarotes de los que dispone la nave, de los cuales el 65% tienen terraza privada. La tripulación la componen 987 personas. La propulsión es de tipo diesel eléctrica, lo habitual en este tipo de barcos, aunque a diferencia de la mayoría de unidades salidas de los astilleros en los últimos años el Magnifica no se propulsa mediante pods sino que presenta timones y hélices convencionales. El coste estimado de construcción de este buque fue de unos 410 millones de euros.


El MSC Magnifica apuntando con su proa hacia los faros de Mera.


Mucho han cambiado las cosas en la naviera MSC desde la botadura del MSC Magnifica hasta nuestros días, y eso que sólo han transcurrido 7 años. Cuando nuestro protagonista de hoy vio la luz la naviera napolitana se encontraba ya en pleno desarrollo de la Clase Fantasia, cuyo volumen aumentó un 45% respecto al buque que sale en las fotos y de la que como antes mencioné el Magnifica toma muchas de sus características interiores. En la actualidad MSC se halla inmersa en un ambicioso proceso de expansión de su flota, con el desarrollo al unísono de hasta tres clases de buques distintas, algo inédito en la industria crucerística, y un total de 11 unidades ya firmadas que se incorporarán en el períodos que va desde 2017 hasta 2026. A mediados de este año se entregó la primera unidad de la Meraviglia Class, el MSC Meraviglia, un espectacular navío cuyo tamaño es un 80% mayor al del Magnifica. Tras el Meraviglia llegará su gemelo, el MSC Bellisima (2019) y dos unidades más aún sin nombre y que serán ligeramente más grandes (se las conoce como Clase Meraviglia Plus I y II).


A mediados de este año vio la luz el primer buque de la Meraviglia Class, el MSC Meraviglia. La foto corresponde a su escala inaugural en el puerto de Vigo el pasado 6 de junio.


Paralelamente al desarrollo de la Meraviglia Class que se construye en los astilleros STX Europe de St. Nazaire, los astilleros Fincantieri se encuentran dándole los últimos retoques al que será el primer integrante de la Seaside Class, el MSC Seaside, y que verá la luz este mes de noviembre. Se trata de una clase de buques ligeramente más pequeños que los de la Clase Meraviglia (aunque más largos) y con unas formas exteriores mucho más radicales. Tras el Seaside llegará el MSC Seaview (junio del año que viene) y una tercera unidad todavía sin nombre asignado para el 2021. Y si con esto no fuera suficiente 2022 verá nacer la nueva generación de buques MSC, la World Class, que alcanzará las 200.000 toneladas, más del doble que las registradas por el MSC Magnifica. Si es que 7 años dan para muchos cambios...


El MSC Seaside se encuentra ya realizando las pruebas en el mar previas a su entrega a la naviera MSC a finales de este año.
(Fuente: MSC Cruises)


Volviendo a este pasado sábado tras una breve escala de apenas 7 horas el MSC Magnifica se hizo de nuevo a la mar a las cuatro de la tarde para dirigirse hacia su siguiente destino, el puerto de Lisboa. Tras dos recaladas este año el buque da por cerrada su comparecencia en aguas herculinas por este ejercicio quedando su próxima visita fijada para el 26 marzo de 2018.


El MSC Magnifica se despide de A Coruña hasta 2018.
(Foto: Manuel Candal)


Agradecimientos a Manuel Candal por las fotos prestadas para la elaboración del post. Tanto las suyas como las de un servidor no se corresponden con la escala del pasado sábado sino que me he visto obligado a tirar de archivo. Sorry.


lunes, 11 de septiembre de 2017

Una silueta muy conocida





Visita destacada el pasado viernes en los muelles herculinos con la escala del buque Celebrity Silhouette de la naviera norteamericana Celebrity Cruises, un navío inédito hasta ahora en aguas coruñesas.


La escala del viernes supuso el debut del Celebrity Silhouette en el puerto de A Coruña.


Procedente de Bilbao la nave de Celebrity dejó ver su esbelta silueta por la ría herculina sobre las ocho y media donde sus tripulantes y pasajeros, 2.600 sumaban estos últimos, fueron recibidos por una mañana soleada aunque algo fresca. Tras rebasar el dique de abrigo y despertar a media ciudad con tres sonoros bocinazos que sirvieron como saludo de bienvenida, el Silhouette realizó un armonioso giro de 180 grados para atracar dando atrás en el muelle de trasatlánticos. La maniobra fue seguida desde tierra por decenas de curiosos pero también desde los balcones de los camarotes del buque, donde un llamativo colorido indicaba que éste no era un crucero como los demás que suelen atracan en la ciudad habitualmente...


A primera hora de la mañana el Silhouette hacía su estreno en la dársena herculina.
(Foto: Manuel Candal)


Y es que en esta ocasión el Silhouette está fletado por un touroperador norteamericano y se encuentra realizando un crucero gay, en el que todos sus pasajeros son varones. No es la primera vez que un buque de Celebrity toca nuestro puerto en el marco de un crucero de esta temática; en otras ocasiones otros barcos de su flota como el Celebrity Eclipse o el Constellation ya atracaron en la urbe herculina enarbolando la bandera multicolor. Se trata de un nicho de mercado cada vez más demandado y que las compañías tratan de explotar ya que cuentan con un cliente tipo de alto nivel cultural y, lo más interesante para el "business", de gran poder adquisitivo.


Una llegada muy colorida: Numerosas banderas eran visibles en muchos de los camarotes, la más repetida la multicolor representativa del colectivo LGTBQI.


Así los 2.600 turistas llegados a bordo del Silhouette partieron el pasado lunes desde la ciudad de Amsterdam iniciando una singladura de dos semanas de duración por el Atlántico y el Mediterráneo con escalas en los puertos de La Rochelle, Bilbao, A Coruña, Lisboa, Cádiz, Málaga y Valencia antes de finalizar la ruta en Barcelona el próximo día 14. La agencia de turismo especializado "Holigays" vendía pasajes para este crucero desde los 2.000 euros correspondientes a un camarote interior.




 Como mencioné al principio la visita del Celebrity Silhouette el pasado viernes supuso su escala inaugural en el puerto herculino, la quinta de una nave de cruceros que tiene lugar en A Coruña en lo que llevamos de año y como suele ser habitual en estas ocasiones hubo intercambio de regalos entre la tripulación de la nave y los representantes de la autoridad portuaria en una ceremonia celebrada a bordo de la nave.


(Foto: Manuel Candal)


Inaugural sí, pero ¿no se hace conocida la silueta del Silhouette? Pues lo cierto es que sí y se debe a que por A Coruña se deja caer de vez en cuando su hermano gemelo, el Celebrity Eclipse, del que resulta practicamente imposible distinguirlo a simple vista. El Celebrity Silhouette es el cuarto integrante de la Solstice Class, una serie de cinco unidades "casi" gemelas que vio la luz en el año 2008 con la entrada en servicio del buque que da nombre a la familia, el Celebrity Solstice. Tras él llegaron el Equinox (2009) y el mencionado Eclipse (2010). La Solstice Class, que en principio iba  a contar tan sólo con tres barcos, fue ampliada en 2011 con la construcción de nuestro protagonista de hoy, que presenta ligerísimas variaciones respecto al esquema original tanto en dimensiones (tiene 4 metros más de eslora) como en capacidad de pasajeros (acomoda a 36 turistas más). El Celebrity Reflection cerró la saga en el año 2012 si bien este buque ya presenta mayores diferencias respecto a sus 4 predecesores así como una cubierta más.


El Celebrity Silhouette es el cuarto de los cinco integrantes de la Solstice Class.


 Centrándonos en el Celebrity Silhouette hablamos de un navío de 122.210 toneladas de registro bruto construído al igual que el resto de la serie en los astilleros Meyer de Papenburg (Alemania) y que cuenta con unas dimensiones principales de 319´2 metros de eslora, 36´8 metros de manga y un calado de 8´5 metros. En sus 17 cubiertas, 14 de ellas reservadas en exclusiva para el pasaje, la nave puede albergar a un total de 2.886 pasajeros en acomodación normal gracias a sus 1.443 camarotes de los cuales 1.216 (el 84%) poseen terraza privada. La tripulación la componen un total de 1.210 personas.


Un amplísimo porcentaje de las cabinas del Celebrity Silhouette presentan la tan demandada terraza privada.


En el apartado mecánico el Silhouette presenta la ya habitual propulsión diésel-eléctrica con 4 motores diesel common-rail Wartsila capaces de producir un total de 67.200 KW, y dos pods azimutales capaces de girar 360 grados (no hay timones) que pueden impulsar la nave hasta los 24´5 nudos de velocidad máxima.


El Celebrity Silhouette durante la maniobra de atraque del pasado viernes.


Como gemelo de sus tres hermanos que le precedieron en el tiempo el Silhouette no cuenta con ninguna primicia en el sector pero cuando vio la luz en 2008 la Clase Solstice asombró al mundo por varios méritos técnicos, algunos de los cuales eran en su día soluciones completamente innovadoras. Muchas de ellas se centraron en la eficiencia energéntica de la nave a fín de lograr la clase de buques más respetuosos con el medioambiente. Así el estudiadísimo casco del Silhouette, para el que se realizaron hasta 90 tests hidrodinámicos en modelos a escala, está pintado con una pintura especial de silicona que reduce la fricción con el agua durante el avance de la nave y sus motores common-rail reducen notablemente el consumo de carburante y las emisiones de óxido de nitrógeno. Este ahorro de combustible también se consigue con el uso masivo de leds en la iluminación interior de la nave, que supone un 80% de ahorro respecto a la luz halógena. Además el Celebrity Silhouette lleva instalados 216 paneles solares situados junto a sus dos chimeneas y en la zona del solarium con una superficie total de 500 metros cuadrados y que producen suficiente energía para, por ejemplo alimentar todos los ascensores de la nave. El enorme uso de zonas acristaladas exteriores también evita el calentamiento excesivo de las cubiertas, filtrando además el 99´9% de los rayos UV, lo que permite ahorrar energía en los sistemas de climatización. Un ejemplo de lo extremadamente exigentes que fueron los ingenieros que proyectaron la Clase Solstice en lo referente al ahorro de energético lo encontramos en las máquina que fabrican el hielo: las de estos barcos usan un 65% menos de agua y gastan un 50% menos de energía respecto a las de barcos precedentes.




Y en cuanto a instalaciones a bordo para el disfrute del crucerista el Silhouette, al igual que sus hermanos de la Solstice Class, destaca por la presencia del Lawn Club en la cubierta 12, un club de campo cuya superficie está recubierta de dos mil metros cuadrados de césped real y en la que los cruceristas pueden practicar diversas actividades: desde jugar al minigolf o los bolos, a hacer un picnic o simplemente caminar descalzo sintiendo la agradable sensación que provoca la hierba bajo nuestros pies.


En esta foto aérea podemos ver una de las principales señas de identidad de los buques de la clase Solstice, su cubierta recubierta de césped real y que forma el Lawn Club. La foto también nos sirve para apreciar los paneles solares situados en la zona de las chimeneas.
(Fuente: Celebrity Cruises)


Volviendo al pasado viernes y tras casi 8 horas de estancia en la ciudad, a las cinco de la tarde el buque de bandera maltesa dio por concluída su escala en A Coruña anunciando con los tres bocinazos de rigor su inminente partida. Tras soltar amarras y doblar el dique la nave ganó velocidad y puso proa a su siguiente destino, el puerto de Lisboa. Sin más recaladas por la ría herculina de aquí a que acabe el año tendremos que esperar hasta el 31 de octubre del 2018 para volver a ver a este prodigio de la ingeniería naval, aunque no tanto para ver de nuevo a un Clase Solstice; en unos días, concretamente el 19, recibiremos la visita de uno de los hermanos del Silhouette, el Celebrity Eclipse.


El Silhouette regresará a la ciudad a finales de 2018.


Agradecimientos a Manuel Candal por su colaboración en forma de estupendas fotografías para la ilustración del post de hoy.


 Salvo las que así lo indiquen, las fotos de esta entrada han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Y la P&O conquistó la ciudad (Parte II)



(Foto: Manuel Candal)


En la entrada anterior comenté algunos aspectos de la espectacular jornada crucerística vivida en A Coruña este miércoles con la escala triple a cargo de los buques Azura, Britannia y Hebridean Sky. En esta segunda parte continuaré el relato comentando algunos detalles de los que fueron los protagonistas de dicha jornada. Lo haré comenzando por el más grande del terceto.


Dos turistas fotografían al Britannia desde el castillo de San Antón.
(Foto: Manuel Candal)


No sólo por grande el Britannia fue el que más miradas acaparó durante la jornada del miércoles. Influyó también el emplazamiento de su atraque, el más visible de las tres naves, pero también, como obviarlo, la soberbia estampa que presenta este buque con su imponente altura, su doble chimenea en línea estilo retro y su gigantesca bandera británica, la más grande del mundo de su tipo, pintada en la proa. Con estas características es ciertamente complicado que el Britannia pase desapercibido en algún puerto. La estrella de la jornada del miércoles en los muelles herculinos lo es también desde su puesta en servicio (2015) de toda la flota P&O pero como ya he comentado en alguna que otra ocasión pese a su descomunal tamaño su oficioso título como buque insignia de la compañía británica ya tiene fecha de caducidad; en el año 2020, aún sin concretar el mes, cederá el testigo al futuro navío estrella de la compañía, cuyo nombre no ha trascendido (se anunciará el próximo año) pero del que se conocen ya sus principales rasgos: capacidad para 5.200 pasajeros, una propulsión "limpia" usando como combustible gas natural licuado y un registro bruto cercano a las 184.000 T.R.B. Superará al Britannia en nada menos que 40.000 toneladas.


En la actualidad el Britannia es el buque insignia de la P&O y el buque de cruceros más grande jamás construído para el mercado británico.


Puede que con el Britannia atracado a escasos metros, el Azura nos parezca un buque menos llamativo en parte por su menor tamaño (es un 25% más pequeño en volumen) y por sus visitas, más repetitivas que las de su compañero. Sin embargo el Azura presenta unas líneas mucho más atrevidas que las del Britannia donde destaca sobremanera el prominente puente de mando apoyado sobre dos gruesos pilares que surgen diagonalmente desde la cubierta 10. Es sin duda una de sus señas de identidad. Puesto en servicio 5 años antes que el Britannia cabría pensar que el Azura es el segundo navío más grande de la naviera P&O pero no lo es; su cuasigemelo Ventura, botado en 2008, lo supera por unas exiguas 1.000 T.R.B. pese a lo cual el Azura tiene mayor capacidad de pasajeros (22 personas más para ser exactos).



Con apenas 7 años de vida el Azura se ha convertido ya en todo un clásico de nuestros muelles.


Una curiosidad acerca del Azura y de los caprichos del calendario: la de este miércoles fue la tercera (y última) escala del navío en la ciudad para este 2017. En su primera comparecencia de este año en la dársena herculina, allá por el 20 de abril, el buque de la P&O ya había protagonizado un triplete junto a los buques alemanes AidaDiva y Hamburg y, lo que son las cosas, en su segunda recalada, a principios de mayo el Azura formó parte de una escala cuádruple teniendo en esa ocasión como compañeros de amarre a los navíos Le Boreal, Saga Sapphire y Serenissima. Está claro que a este barco no le gusta estar solo.




Y por último queda hablar del integrante más pequeño del trío y a su vez el más desconocido, el Hebridean Sky, un barco que no se prodiga mucho por aguas coruñesas. Se trata de un pequeño buque muy especializado capaz de navegar entre hielos gracias a su casco reforzado. Fue construído a principios de los años 90 junto a otros tres buques gemelos para la ya extinta naviera Renaissance Cruises y con la desaparición de esta compañía su flota se diseminó por medio mundo en diferentes compañías. En la actualidad el Hebridean Sky opera para la firma británica Noble Caledonia pero es propiedad de Salén Ship Management, una compañía familiar sueca que es dueña también de dos gemelos del Hebridean, el Caledonian Sky y el Island Sky, éste último bastante más habitual por nuestros muelles.


La flota de Salén al completo con el Island Sky, el Caledonian Sky y nuestro Hebridean Sky al fondo de la foto.


Volviendo a la jornada del miércoles la soberbia estampa de los muelles herculinos atestados de buques de pasaje se rompió muy pronto cuando a las 15:00 horas el Hebridean Sky reanudó su viaje poniendo rumbo a Leixoes tras una cortísima visita que no alcanzó las 4 horas. Desconozco como es la operativa en tierra para el crucerista en este tipo de estancias tan breves pero no creo que le saque un gran provecho a la visita, al menos en lo que respecta a conocer la ciudad. Sin más visitas para este año queda como curiosidad el hecho de que su nave gemela, el Island Sky, tiene previsto recalar en A Coruña el próximo día 19 y sí se cumplen los pronósticos también protagonizará un triplete.


El Hebridean Sky en plena maniobra de salida de la ciudad, con Seixo Branco de fondo.
(Foto: J. Daniel Díaz)


La temprana hora de salida impidió que la salida del Britannia fuera seguida por más curiosos. Ésta se produjo a las 16:00 horas  momento en el que el megabuque de P&O soltó amarras y tras superar el dique de abrigo puso proa al sur con dirección al puerto de Funchal. Al Britannia le resta aún una visita a la ciudad antes de finalizar el año; tendrá lugar el 25 de octubre.


En poco más de un mes el Britannia regresará a aguas de la ría coruñesa.
(Foto: J. Daniel Díaz)


Por último el Azura prolongó mucho más su estancia en la ría herculina y no fue hasta las seis de la tarde cuando se hizo de nuevo a la mar. A esa hora las inmediaciones del puerto estaban bastante más concurridas por lo que su desatraque levantó mayor expectación. Una vez en aguas abiertas el buque británico enfiló por la canal norte en dirección a la isla de Guernsey, su siguiente destino. El Azura dio por cerrada su presencia en la ciudad por este año despidiéndose de A Coruña por un largo período de tiempo ya que durante 2018 no navegará por la ría herculina. Habrá que esperar hasta el primer semestre de 2019.



El Azura se despide de A Coruña hasta 2019.
 (Foto: J. Daniel Díaz)


 No quisiera terminar sin agradecer a dos grandes compañeros y habituales colaboradores del blog su participación en estas dos entradas aportando sus estupendas fotografías. Por un lado Manuel Candal, de cuya autoría son algunas de las fotos de la llegada de los tres navíos, y por otro Daniel Díaz, a quien pertenecen las instantáneas de la salida de los buques. Un millón de gracias a los dos.


 (Foto: Manuel Candal)


 Salvo las que así lo indiquen, las fotos de esta entrada han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.