jueves, 27 de septiembre de 2012

El mejor




 
Cerrando la tercera semana del mes con más afluencia de cruceros del año, el puerto de A Coruña recibió la visita del buque Europa de la naviera alemana Hapag-Lloyd Kreuzfahrten que llegó a la ciudad muy temprano, poco después de las 06:00 horas procedente de tierras francesas, concretamente del puerto de St. Nazaire. La escala que tuvo lugar el pasado domingo 16 podría parecer una más de tantas que cada vez se producen con más asiduidad en lo relativo a barcos de crucero pero no, este caso es distinto ya que no nos hallamos ante un barco cualquiera; El Europa es el mejor crucero del mundo, ahí es nada.


 El logo de Hapag-Lloyd corona la chimenea del Europa.
 

Ojo, no lo digo yo, lo dice la prestigiosa guía Berlitz que cada año y de forma completamente objetiva e imparcial analiza todas las naves de crucero que operan en el mundo puntuando todo lo susceptible de ser evaluado desde los itinerarios realizados, a las opciones de entretenimiento a bordo, pasando por la atención al pasaje y hasta el estado general de la nave. La clasificación obtenida despues de puntuar todas estas variables difiere de un año a otro pero algo permanece invariable año tras año y es el nombre que la encabeza; El número 1 es el Europa.




Podríamos hablar de otros buques exclusivos de parecido tamaño como el Silver Spirit, el Prinsendam o el Seabourn Sojourn por citar algunos pero daría lo mismo; el Europa juega en otra liga, y lo lleva haciendo desde el mismo año de su botadura ya que cada año y de forma ininterrumpida desde el inicio de su andadura comercial se ha impuesto en este ránking superando de forma clara a más de 300 contrincantes. Para este año 2012 el buque alemán se ha impuesto con un total de 1.852 puntos de 2.000 posibles mientras que sus más cercanos perseguidores, los exclusivos barcos-boutique SeaDream I y SeaDream II se han quedado a más de 60 puntos de alcanzarle. Es tal la diferencia de puntuación que al Europa se le engloba en una categoría propia creada para él, siendo catalogado como buque 5 estrellas plus. Quizás quien mejor haya definido a este navío sea el gurú de la guía Berlitz, Douglas Ward, que califica al Europa como "la mejor experiencia de crucero que existe hoy en dia a menos que tengas tu propio yate".
 



Construido en el año 1999 en los astilleros Kvaerner-Masa yards de Turku (Finlandia) el Europa es un bello ejemplar de buque de tamaño pequeño de 28.890 toneladas de registro bruto, 198,6 metros de eslora, 24 metros de manga y 6.1 metros de calado. El barco está abanderado en Bahamas.




Conceptualmente se trata de un barco revolucionario. Pese a ser un buque cercano a las 30.000 toneladas, un tamaño similar al Adonia de la P&O, por ejemplo, el Europa sólo tiene capacidad para 408 pasajeros (aunque en capacidad máxima puede llegar a los 450) cuando el buque de la naviera inglesa lleva un total de 702 huéspedes a bordo. Si esta diferencia ya es importante se acentúa más al añadir el dato de su tripulación ccompuesta por 280 personas lo que le otorga al Europa un ratio pasajero-tripulante de 1´4, una cifra espectacular en un campo donde hablar de algo por debajo de 2 es entrar en el terreno del lujo. Sin embargo la cifra más alucinante a bordo del Europa sea la del ratio espacio-tripulante (para entendernos "cuanto" barco le "toca" a cada pasajero). Aquí el buque germano se sale de la escala y alcanza un guarismo desorbitante de 70´8. cifra que sólo alcanzan los Silver Shadow y Silver Whisper de la naviera Silversea mientras que barcos del prestigio del Queen Mary 2, por ejemplo, no se permiten el lujo ni de soñar con una cifra parecida (se queda en torno al 48 de ratio, que ya es realmente alto).




Otro aspecto revolucionario en su construcción fue su sistema de propulsión mediante 2 pods azimutales que contribuyen a la maniobrabilidad y sobre todo a una disminución del ruido considerable lo que redunda en la comodidad del pasaje. Quizás en los tiempos que corren estamos más que acostumbrados a ver barcos de crucero con este tipo de propulsión pero en el momento de su construcción el Europa fue uno de los primeros buques de su clase en incorporar esta propulsión tan extendida hoy en día.


Atrio principal.
(Fuente: Hapag-Lloyd) 


No es el más grande (a la vista está) ni el que cuenta con las instalaciones más innovadoras a bordo ni siquiera el que presenta la decoración más ostentosa. El mérito del Europa es el de ofrecer el perfecto equilibrio entre todo ello y ofrecer un "algo más". Varios ejemplos: Su piscina principal no es la más grande en alta mar, por supuesto, pero su tamaño (17x5 metros) la hace algo más grande que lo habitual en naves de su tamaño y frente a la opción de la pantalla al aire libre en la cubierta de sol, tan de moda en los barcos actuales, el Europa ofrece un pequeño cine con 60 butacas para poder ver películas "a la vieja usanza".


El restaurante principal del Europa, del mismo nombre que la nave, se situa a popa.
(Fuente: Hapag-Lloyd)


Mil y un detalles que lo diferencian de la competencia; detrás de la chimenea el Europa lleva una flotilla compuesta por 14 zodiacs que se usan cuando el barco transita por zonas especiales del globo y se ve obligado a fondear en lugar de atracar en algún puerto. También muy del gusto alemán, mercado hacia el que está orientada la nave, el Europa posee una pequeña cubierta FKK (Frei Koerper Kultur) para los simpatizantes del nudismo. Se podrían citar cientos de particularidades sobre este barco que lo convierten en algo único y singular pero a mí hay uno que me ha parecido realmente interesante: La carta de navegación de cada viaje se subasta al final de cada travesía entre el pasaje y el dinero obtenido se dona alguna organización benéfica.




El Europa cuenta con 204 camarotes, todos ellos exteriores de los que la gran mayoría (168) cuentan con balcón privado. Nada de cubículos claustrofóbicos como en otras naves. Los tamaños de las mismas empiezan en los 33 metros cuadrados hasta alcanzar los 85 metros cuadrados de las dos maravillosas Suites Penthouse situadas a proa justo sobre el puente de mando de la nave, cada una de ellas nombrada como la naviera (Suite Hapag y Suite Lloyd). Uno de los aspectos que más llama la atención al entrar en cualquiera de los camarotes del Europa es su altura ya que del suelo hasta el techo tenemos 4´5 metros.



Arriba: La sala de estar de una de las Penthouse Suites del Europa.
 Abajo: Las flechas señalan la ubicación de las dos Penthouse Suites. La flecha azul señala 
la suite Hapag y la naranja la Suite Lloyd.
 
 (Fuente foto de arriba: Hapag-Lloyd)  


Frente a la competencia de las modernas naves de crucero que se botan todos los años, cada vez más espectaculares e innovadoras, el Europa sigue saliendo victorioso gracias al buen hacer de su naviera y tripulación que mantienen al Europa en perfecto estado de revista y completamente actualizado para seguir encabezando año tras año la clasificación Berlitz como el mejor entre los mejores, pero el fin del reinado puede estar cerca...




...y el enemigo está en casa. En los astilleros STX Europe de St. Nazaire (Francia) se encuentra ya en su fase final de construcción el Europa 2 que se incorporará a la flota de Hapag-Lloyd en mayo de 2013. En esencia este nuevo buque (como ya hace indicar su nombre) es una evolución de nuestro protagonista de hoy que aumenta el tamaño del concepto original hasta las 40.000 toneladas, lo que le permitirá albergar más pasajeros (516), aumentar el tamaño de las suites y ofrecer mejores opciones de entretenimiento a bordo elevando los estándares de calidad en alta mar a unos niveles nunca antes vistos y demostrando que, si se intenta, se puede superar lo insuperable.




¿y que pasará entonces con el Europa?. Mucho se especuló sobre su futuro desde que se conoció el proyecto del Europa 2, incluso con una hipotética salida de la naviera, pero nada más alejado de la realidad; Hapag-Lloyd seguirá operando con el buque actual y con su futuro cuasigemelo ofreciendo una de las mejores experiencias crucerísticas que se pueden encontrar hoy en día y a bordo de dos de las naves con más calidad por metro cuadrado que surcan los mares.


 
 
Tras pasar la mañana del domingo en A Coruña permitiendo a su selecto pasaje visitar la ciudad, a primera hora de la tarde el Europa soltó cabos y puso rumbo al sur para dirigirse a su siguiente destino, el puerto de Leixoes. De momento no aparecen más escalas del Europa por aguas herculinas en un futuro próximo pero espero que muy pronto pueda volver a tener frente a mi cámara al que sin lugar a dudas es a día de hoy el mejor.




martes, 25 de septiembre de 2012

Territorio alemán





Prosigue el maratón de barcos de crucero este mes de septiembre en la ciudad herculina. En esta ocasión el turno es para el Mein Schiff 2 de la naviera germana TUI Cruises que se convierte en el noveno barco en hacer escalas en aguas coruñesas en tan sólo 15 días. El espectacular buque llegó a la ciudad el pasado sábado día 15 hacia las 12:00 horas procedente en una hora un tanto inusual para la recalada de una nave de estas características y en la que es su segunda estancia en el puerto en este año tras la realizada el pasado 27 de abril.




El Mein Schiff 2 es un barco que siempre levanta curiosidad y los numerosos paseantes se sorprenden al verlo aparecer con su casco estampado y garabateado de proa a popa en lo que es una apuesta decorativa externa un tanto arriesgada pero que a mi modo de ver resulta bastante atractiva y original.




La presencia del Mein Schiff 2 en A Coruña el pasado sábado también es curiosa porque en la misma semana en la que el segundo buque de la TUI Cruises hizo escala, nos visitaron un total de 4 naves alemanas, una coincidencia bastante sorprendente. Abrió la nómina de visitantes teutones el más germano de todos ellos, el Deutschland, que pasó en tierras gallegas la jornada del miércoles 12. El viernes 14  fue el turno del AidaSol, uno de los múltiples y llamativos buques de la flota Aida Cruises, la compañía líder en el mercado alemán. Para cerrar la semana la guinda la puso el Europa de la naviera Hapag-Lloyd que llegó a la ciudad el domingo 16 tan sólo unas horas después de que el Mein Schiff 2 pusiera rumbo al sur pasadas las 20:00 horas del sábado.




Para 2013 ya está confirmada la visita del Mein Schiff 2 a A Coruña así como de su buque gemelo, el Mein Schiff 1, con el que comparte además de nombre su vistosa indumentaria exterior. Hoy lo dejo aqui pero sigue el aluvión de barcos...





lunes, 24 de septiembre de 2012

El club de la esfinge





Sigue la afluencia masiva de cruceros al puerto de A Coruña durante este mes de septiembre y el protagonista de hoy es el AidaSol de la naviera Aida Cruises. El buque de bandera italiana (pero germano de quilla a perilla) llegó sobre las 08:00 horas procedente del puerto francés de Le Havre. La del AidaSol es toda una cara conocida (nunca mejor dicho) por nuestras aguas y es que con la realizada el pasado día 14 son ya tres las que este barco ha hecho en A Coruña. Quizás nos de la sensación de que han sido más las veces que este navío se ha dejado ver por aguas de la bahía y ésto se debe a la imagen tan característica con los que la naviera alemana dota a los barcos de su flota que les otorga esa personalidad y perfil tan inconfundible.




Dicha flota está compuesta en la actualidad por 9 buques, de hecho Aida Cruises presume de ser la naviera más prolífica en cuanto a novedades y desde 2007 incorpora una unidad a su flota cada año lo que la convierte en la compañía con los barcos más modernos del mundo. Fue precisamente en el año 2007 cuando Aida Cruises comenzó su expansión "a lo bestia" con la construcción de una serie de buques agrupados bajo el nombre genérico de "Sphinx-Klasse" (o "clase esfinge"). El nombre no fue escogido al azar ya que tanto el nombre comercial como la imagen corporativa de la naviera tiene como leitmotiv la simbología egipcia.




Hasta mediados de la pasada década los integrantes de su modesta flota, El AidaCara, el AidaVita y el AidaAura tenían unas reducidas dimensiones y figuraban en la categoría de buques medios pero en 2005 la compañía tomó la decisión de construir unas unidades más grandes proyectando una serie de buques de unas 70.000 toneladas de registro bruto.




El encargo se realizó a los astilleros Meyer en la localidad de Papenburg (Alemania), uno de los más punteros en la construcción de este tipo de naves, y a principios de 2007 vio la luz el primer integrante de la clase esfinge bajo el nombre de AidaDiva. Con un diseño revolucionario que toma como base el de los primeros integrantes de la flota alemana, el buque resulta un gran éxito al que le siguen en los años siguientes dos unidades más, el AidaBella (2008) y el AidaLuna (2009), gemelos del primero.


(Foto: Manuel Candal)


Tras la construcción de estas tres unidades se decidió continuar con el proyecto pero modificando algunas partes y añadiendo nuevas instalaciones a bordo. Ésto se tradujo en la adición de una cubierta y media más que hizo aumentar el registro bruto de los barcos de las 69.203 del proyecto original hasta las 71.304 de las nuevas unidades. También en la elección de los nombres se producen cambios; mientras que en las dos primeras unidades los nombres son elegidos en un concurso público; las siguientes naves serían bautizadas siguiendo la temática del último integrante de la clase (el Luna), así en 2010 ve la luz el AidaBlu ("Blu" hace referencia al cielo) y al año siguiente se bota su gemelo y nuestro protagonista de hoy, el AidaSol.




Tras la llegada del AidaSol en la naviera alemana no se quedaron de brazos cruzados y cuando el buque recibía su bautizo a lo grande en Kiel (Alemania), no lejos de allí, en Papenburg ya trabajaban en la siguiente unidad de la clase esfinge, el AidaMar, que se botó en marzo de este año. Precisamente este buque no visitará en los próximos días en lo que supone su visita inaugural a A Coruña (tranquilos, habrá reportaje...)


La inconfundible seña de identidad de Aida Cruises.


Y con el "mar" no se acaba la cosa; para 2013 estará listo el que será el último componente de la "Sphinx-Klasse", y que recibirá el nombre de AidaStella completando una exitosa familia de 7 buques para un total de 10 en la flota Aida que supondrá contar con 22.000 plazas de crucero para el próximo año.




Con el Stella se cerrará una página de oro en la breve historia de la naviera alemana ya que supone no sólo el fin de la saga de las esfinges si no un paréntesis entre la colaboracion entre Aida Cruises y los astilleros alemanes Meyer. Sus próximas adquisiciones, dos buques de 125.000 toneladas de registro bruto que se convertirán en los más grandes de la naviera serán construidos en los astilleros Mitsubishi Heavy Industries de Nagasaki (Japón) y serán además los primeros barcos de la compañía en ser construidos fuera del país germano.




La espectacular expansión de Aida Cruises responde al crecimiento exponencial que el turismo de cruceros ha tenido en el país germano (sólo en 2011 el turismo alemán de cruceros aumentó un 17%) al punto que se espera que para el ejercicio 2013 supere ya al británico, que mueve 1.700.000 cruceristas al año, convirtiéndose de esta manera Alemania en el primer país europeo en número de pasajeros y en el segundo del mundo sólo por detrás de los imbatibles E.E.U.U.


El AidaSol partiendo rumbo a aguas portuguesas.
(Foto: Manuel Candal)


Tras pasar parte de la jornada en la ciudad el AidaSol zarpó poco antes de las 19:00 horas rumbo al puerto de Lisboa. Por este año el "sol" no se dejará ver más por aquí pero sí lo harán algunos de sus hermanos; el mencionado AidaMar en escala inaugural el próximo día 28 de este mismo mes y el AidaBlu, que atracará el 9 de octubre. Como siempre será un placer ir a fotografíar a estos miembros del "club de la esfinge".




Mi más sincero agradecimiento a Manuel Candal por el material proporcionado.



jueves, 20 de septiembre de 2012

Un lío de bandera






Y menudo lío...
Siguiendo el ritmo frenético de escalas en este mes de septiembre, el pasado día 12 le tocó al Deutschland de la naviera Peter Deilmann hacer una parada en nuestra ciudad para que sus pasajeros pudieran conocer algo más de la urbe y de sus alrededores. Es la segunda escala que el buque germano realiza este año en el puerto de A Coruña tras la del pasado mes de abril. En aquella ocasión el navío pasó la noche atracado en la ciudad herculina. Precisamente este 2012 es un año muy especial para esta nave de pasaje; hace ahora dos años se anunció que el Deutschland sería la sede flotante del Comité Olimpico Alemán durante la celebración de los recientes J.J.O.O. de Londres quedando atracado durante el evento deportivo en la capital inglesa.


(Foto: Andreas Viklund)


Una vez conocida la noticia comenzaron los preparativos ya que tan insigne misión requería no dejar nada al azar. Todo fue calculado al milímetro; incluso se llevó a cabo un ensayo general el pasado año llevando al Deutschland a aguas inglesas y atracándolo en su emplazamiento previsto para los J.J.O.O. Puede parecer un exceso de celo por parte de los germanos pero era algo que se antojaba completamente necesario a la vista del exiguo espacio donde debía quedar confinado el buque en su amarre junto a Canary Wharf, el corazón financiero londinense. Y es que quizás las medidas del Deutschland nos pueden parecer pequeñas pero atracado en mitad de la city londinense el barco es todo un leviatán. A propósito de esta circunstancia, y con motivo de la escala el pasado año del Deutschland en A Coruña publiqué un post haciendo referencia a este tema. Os dejo el enlace: Deutschland: Ten points


El Deutschland atracado en Londres durante la celebración de los J.J.O.O. 
A la vista de la foto ya se pueden hacer una idea de la complejidad de la 
operación de "encajado" del buque alemán en mitad de la capital inglesa.
(Fuente: activphoto.com)


La delegación alemana llegó a Londres a bordo del Deutschland, toda una institución nacional que fue recibida en loor de multitudes en un ambiente festivo convirtiéndose la nave en una de las grandes atracciones durante las dos semanas de actividad deportiva. durante esos 14 días el buque acogió a los miembros del Comité Olimpico Alemán y también fue el lugar escogido para la recepción que el embajador alemán en Londres dio a altos mandatarios internacionales con la asistencia del presidente de la nación incluida. Tras concluir los juegos, los atletas volvieron a Alemania a bordo del Deutschland en un corto viaje que les llevó desde el Támesis hasta la ciudad de Hamburgo. Parece increíble que el protagonismo de una nave de este tipo en un gran acontecimiento como unos juegos olímpicos haya quedado relegado a un segundo plano por la noticia que saltaba durante la estancia del navío en Londres, pero antes de adelantar acontecimientos comenzaré esta historia desde el principio...



El Deutschland hace su entrada triunfal en Londres el pasado mes de julio 
escoltado por numerosas embarcaciones. A bordo lleva a la delegación 
olimpica germana que acabaría consiguiendo un total de 44 medallas.
(Fuente: berlin.de)


...Y la historia mal que nos pese comienza con la actual crisis que nos azota (de un tiempo a esta parte parece que todo tiene que ver con la puñetera crisis). La crítica situación económica mundial que padecemos ha hecho mucho daño en el sector turístico y la industria crucerística no ha permanecido ajena; muchas navieras pasan por dificultades económicas y una de ellas es la pequeña compañía alemana Peter Deilmann, la propietaria de nuestro lujoso protagonista de hoy.


(Foto: Manuel Candal)


La naviera con sede en la pequeña localidad alemana de Neudstadt in Holstein (la ciudad natal del fundador de la compañía) vivió en 2009 uno de sus años más críticos desde su fundación en 1972. Ese año, ahogada por unas acuciantes deudas y sin liquidez para hacerles frente, la empresa se vio abocada a la quiebra en medio de un escándalo en el que llegaron a surgir indicios de posible evasión fiscal. Para reflotar la compañía sus dirigentes se vieron obligados a vender su división de cruceros fluviales y a gestionar tan sólo los cruceros oceánicos con su único barco, el Deutschland. La naviera fue refundada el 1 de enero de 2010 tras "soltar lastre" pero la luz al final del túnel no llegó y a mediados de ese año la Peter Deilmann hinca la rodilla; la compañía finalmente es comprada por el grupo inversor Aurelius AG, con sede en Munich. De esta manera la empresa, que desde su fundación había sido gestionada por los herederos de su fundador deja de pertenecer a la familia Deilmann.


El Deutschland presume de ser el único buque de crucero en estar registrado 
bajo bandera alemana y su puerto base es el de Neustadt in Holstein pero...


Si el Deutschland es una nave tan especial lo es por ser un símbolo patrio en sí mismo, todo un monumento flotante a la germanidad que tiene su culmen en la bandera del país que ondea a popa y en el nombre de su puerto de registro. No es un gesto altruista ni mucho menos; navegar bajo bandera alemana  (de hecho es el único buque de crucero que lo hace) en lugar de llevar alguna más "conveniente" supone un gasto de dinero enorme para la compañía, pero es algo innegociable para la familia Deilmann... hasta ahora.


Si el Deutschland es una institución en Alemania lo es en parte por haber 
sido el escenario de la serie de TV alemana "Das Traum Schiff" un derivado
 de la americana "Vacaciones en el Mar". En la base de su chimenea aún se
 puede leer el nombre de la serie.


Porque los tiempos han cambiado. Aurelius AG quiere cuadrar los números recortando por algún lado y las miradas se han ido inevitablemente al registro del buque. De esta manera en el peor escenario posible (en  mitad de los J.J.O.O.) el grupo inversor propietario de la nave soltó la bomba: el Deutschland pasaría a enarbolar la bandera de Malta con la idea de ahorrar costes. Se avecina marejada...




Al menos en este caso los dirigentes del grupo inversor no se anduvieron con medias tintas y llamaron a las cosas por su nombre. Hace unos meses a la flota Cunard le pasó algo parecido y sus buques, que de toda la vida habian enarbolado la insigna británica, pasarón a tener bandera de Bermudas con la excusa de que bajo registro bermudeño se podrían celebrar bodas a bordo que, aunque es cierto, no oculta el hecho de que el cambio de bandera se hizo para conseguir ventajas fiscales y ahorrarse un buen dinero.


  

Tras tomar esta decisión quizás Aurelius AG creyó cerrar el grifo de deudas de la naviera,  pero con lo que no contaron fue con el aluvión de críticas que trajo la noticia, no hay que olvidar que el Deutschland no es un barco cualquiera (y quizás los alemanes tampoco son un pueblo cualquiera). Tras el anuncio la opinión pública alemana montó en cólera por la ignominia que a sus ojos suponía el hecho de que la tricolor germana desapareciera del Deutschland. El asunto llegó al parlamento con declaraciones de toda índole. Así el conservador Stephan Mayer dijo: "Hago un llamamiento al patriotismo de la compañía naviera y el orgullo nacional: el Deutschland debe seguir siendo aleman"...y la marejada se tornó en una auténtica tempestad.


El Deutschland durante su salida de la ciudad el pasado día 12.
(Foto: Manuel Candal)


En mitad de la tempestad entra en escena la tripulación de la nave que encabezados por su capitán, Andreas Jungblut, escribieron una carta al presidente de la nación Joachim Gauck para pedirle su apoyo y su intervención en el asunto. Además el capitán Jungblut concedió varias entrevistas en las que no se cortó la lengua: En declaraciones al tabloide alemán Bild dijo: "no se puede cambiar una bandera como si se tratase de una camiseta. la tripulación del Deutschland creemos que el buque podría operar bajo nuestra bandera de manera económicamente positiva".


Detalle de la proa del Deutschland. Bajo las alas del puente una inscripción 
recuerda el papel desempeñado por la nave en los pasados J.J.O.O. de Londres 2012.


Ante el cariz que estaban tomando los acontecimientos, el consorcio Aurelius decide tomar cartas en el asunto y no le tiembla la mano: el capitán Jungblut, de 59 años, fue suspendido de sus funciones de inmediato ya que su postura fue descrita como motín. Además los dirigentes de la compañía enviaron un carta al presidente de la nación en respuesta a la anterior misiva firmada por la tripulación de la nave en la que insisten en la necesidad de una reestructuración para saldar una deuda próxima a los 6 millones de euros y unas pérdidas de 1,5 millones de euros sólo en 2011. La opinión pública se lleva a las manos a la cabeza por la dura acción de la compañía y se pone del lado de los "amotinados" miembros de la tripuilación... Ésto ya es un huracán categoría 3.



El (-ex)capitán del Deutschland, Andreas Jungblut.
(Fuente: Bild) 


Con el país en pie de guerra contra los dirigentes de la compañía, a sus mandatarios no les ha quedado más remedio que hacer lo que se suele hacer cuando te encuentras inmerso en mitad de una brutal tempestad: recoger velas. A los pocos días de tomar tan drástica determinación Aurelius AG emitió un comunicado en el que readmitían al capitán Jungblut y dejaban en suspenso la decisión de abanderar al Deutschland en otro pabellón, al menos temporalmente, si bien aseguran que tal decisión podría tener consecuencias económicas fatales para la naviera en un corto espacio de tiempo.




 
Crisis abortada, de momento, pero todo apunta a que éste no ha sido el último capítulo del asunto. Tras una escala de 8 horas en nuestra ciudad, el Deutschland reemprendió la marcha en busca de aguas lusas cerrando su periplo de escalas en nuestra bahía para el presente curso. Por si acaso en la próxima visita del buque a aguas herculinas echaremos un vistazo a popa para ver si la sobria bandera germana ha sido reemplazada por la cruz de Malta.


Auf  wiedersehen Deutschland!: ¿Seguirá luciendo bandera alemana 
cuando vuelva a visitarnos?


Gracias, como de costumbre, al infalible Sr. Candal, que siempre está al quite suministrando excelentes fotos.

lunes, 17 de septiembre de 2012

La princesa heredera





Con la llegada el pasado día 10 del Prinsendam de la naviera Holland America Line son un total de 6 las naves de crucero que han hecho escala en lo que va de mes, unas cifras espectaculares que van camino de convertir este septiembre en uno de los mejores meses en el puerto coruñés de toda su historia.




El Prinsendam llegó a la ciudad a media mañana procedente de Burdeos, siendo visible su reconocible silueta pasadas las 10 y media en las proximidades del faro de Mera. Si digo que su silueta es reconocible es por la gran relación que el buque holandés tiene con A Coruña, siendo una de las naves de pasaje que más veces ha hecho escala en nuestro puerto.


(Foto: Manuel Candal)


Pese a que su imagen y sus dimensiones ya no encajan con el resto de buques que componen la flota Holland, el Prinsendam es uno de sus barcos con más éxito, conocido en el mundillo con el sobrenombre de "the elegant explorer" (el elegante explorador). ¿Su secreto?: un ambiente tranquilo alejado de la algarbía propia de las grandes megaciudades flotantes, su exquisita cocina, y unos destinos inalcanzables para el resto de sus compañeros de flota gracias a sus reducidas dimensiones. Todo ello hace figurar al Prinsendam por derecho propio como uno de las naves de referencia dentro del segmento premium de buques medios.




Como ocurre con la mayoría de la flota de esta naviera el noble nombre que este navío porta en su amura es heredado. No olvidemos que Holland America Line es una de las compañías más antiguas en esto del transporte marítimo (fue fundada en 1873) y con más tradición en los nombres de sus barcos, todos ellos finalizados con el sufijo -dam (Ryndam, Oosterdam, Eurodam...) como marca la más estricta tradición naval holandesa de utilizar tal terminación en sus buques de pasaje. El que toma este navío sin embargo es un nombre cargado de fatalidad y es que, por decirlo suavemente, el original Prinsendam de la Holand America Line no tuvo muy buena suerte en esta vida...




...Quizás fue que nació gafado. El primer Prinsendam se botó en 1973 en los astilleros De Merwede en Hardinxveld (Países Bajos). Se trataba de un pequeño pero coqueto buque de 8.566 toneladas de registro bruto y 130 metros de eslora, nada que ver con las medidas del actual, que roza las 40.000 toneladas y sobrepasa los 200 metros de largo. La diosa fortuna ya le dio un aviso de cual sería su destino cuando durante su fase final de construcción cuando ya estaba a punto de realizar las pruebas de mar se declaró un incendio a bordo que retrasó su entrega a la Holland America Line.


El pequeño y coqueto Prinsendam original
(Fuente: vdleek.nl)


Tras superar este problema y tener unos comienzos un tanto dubitativos lo cierto es que el Prinsendam gozó de una carrera comercial exitosa (aunque muy breve) realizando cruceros por Alaska con base en Vancouver (Canadá). Todo iba de maravilla hasta que dejó de ir bien la noche del 4 de octubre de 1980.


"Alaska, tenemos un problema".
(Fuente: wikipedia)


Sobre la medianoche de ese fatídico día el Prinsendam se encontraba a unos 120 kms. de Yakutat (Alaska) cuando se declaró a bordo un incendio y en la peor localización posible que se le puede presentar a un buque; en la sala de máquinas. Tras una hora luchando contra las llamas el fuego se declara fuera de control y el capitán de la nave Dirk Wabeke pide ayuda a la guardia costera de los E.E.U.U. y lanza un S.O.S. a todos los barcos de la zona para que acudan en su ayuda. Mientras los más cercanos acudían a la llamada desesperada del Prinsendam, a bordo del pequeño buque holandés no se perdía el tiempo y se daba la orden de abandonar el barco. En su interior sólo se quedaron unos 15 miembros de la dotación (incluido su capitán, como manda la tradición marinera) para luchar contra el fuego, que devoraba lentamente las entrañas de la nave.


El Prinsendam, completamente devorado por las llamas.
(Fuente: vdleek.nl)


El primer buque en llegar a la zona fue el petrolero Williamsburgh que recibió a la mayoría de los evacuados con la ayuda de los helicópteros de la USAF que fueron utilizados en las operaciones de salvamento en sustitución a los de la Guardia Costera al tener más autonomía. La evacuación ordenada y sin pánico y el depliegue extraordinario de medios convirtió el gravísimo accidente de este crucero en un exitoso rescate donde increiblemente no hubo que lamentar ninguna víctima mortal entre pasaje y tripulación, en total 520 personas; de hecho la del Prinsendam fue una de las operaciones de salvamento marítimas más importantes de todos los tiempos; sirva como ejemplo que en una clasificación de operaciones de este tipo realizadas por la Guardia Costera de los E.E.U.U. la del Prinsendam se considera la segunda en importancia sólo superada por la llevada a cabo en 2005 en las labores de salvamento de las víctimas del huracan Katrina.


El Prinsendam abocado a su trágico final la mañana del 11 de octubre de 1980.
(Foto: autor desconocido)


Lo que no se pudo evitar fue el triste final del navío. Tras luchar de forma heroica contra el fuego finalmente éste ganó la batalla; el Prinsendam se fue escorando más y más hasta que en la mañana del 11 de octubre zozobró y se hundió en aguas del golfo de Alaska. De momento el actual Prinsendam sólo ha heredado de su desgraciado antecesor el nombre, sin que hasta la fecha (y son ya 11 años en la naviera Holland) haya tenido que lamentar incidentes reseñables. Cruzaremos los dedos para que esto siga así.




Tras pasar buena parte del día en A Coruña y con 40 minutos de retraso sobre el horario previsto, el Prinsendam partió por la tarde rumbo a Leixoes continuando de esta manera su crucero de 10 días de duración. Para 2013 esperamos la visita de este habitual  inquilino del muelle de transatlánticos que va camino de convertirse en ciudadano coruñés de pleno derecho. Como siempre, agradecer a Manuel Candal su inestimable colaboración en forma de fantásticas fotografías.


(Foto: Manuel Candal)