sábado, 31 de diciembre de 2011

¡Feliz 2012!





Desde el blog "Cruceros en la ciudad de cristal" os deseo un feliz año nuevo y que en 2012 se hagan realidad todos vuestros sueños...


..¡¡¡¡y por supuesto que venga cargado de barcos!!!!


viernes, 30 de diciembre de 2011

Fin de fiesta



(Foto: Manuel Candal)


Y colorín colorado... Con la escala del Independence of the Seas este pasado 27 de diciembre se pone punto final a la temporada de cruceros 2011 en el puerto de A Coruña, un espectacular año que ha traido a aguas herculinas a 41 naves de crucero para un total de 78 escalas. Un espectacular ejercicio que en cifras totales se salda con 128.558 pasajeros recibidos, lo que supone un aumento respecto al 2010 de un 81% que cerró aquel curso con 70.695 pasajeros. Al aumento espectacular en la cifra de pasajeros hay que sumarle que por segundo año consecutivo A Coruña ha sido puerto base de cruceros gracias a la experiencia repetida este año por Pullmantur Cruises, con su buque Empress a lo que hay que sumar a la naviera MSC que esta año con el Opera ha realizado un total de nueve cruceros con embarque en nuestras instalaciones. Lo dicho, un año mágico.


(Foto: Manuel Candal)


Y si algún barco tenía que cerrar el año crucerístico no se me ocurre un protagonista mejor que el Independence of the Seas, y es que el megabuque de la americana Royal Caribbean ha sido la gran estrella de este año en aguas de Marineda; lo ha sido por su tamaño, que lo convierten a dia de hoy (y por mucho tiempo) en el buque de pasaje más grande que jamás haya recalado en nuestra ciudad, y lo es también por ser el que más escalas ha realizado en los últimos 12 meses con un total de nueve, aunque en este caso el honor lo comparte con el MSC Opera con otras tantas recaladas.


(Foto: Manuel Candal)


La ciudad flotante hizo acto de presencia en la bahía coruñesa pasadas las 08:00 horas procedente de Santa Cruz de Tenerife, en una variación de su itinerario habitual que lo traia hasta nuestra ciudad siempre desde el archipiélago de las Madeira.


(Foto: Manuel Candal)


La salida, prevista  inicialmente para las 18:00 horas se demoró más de media hora debido al retraso de una pasajera. Pese al percance el Independence of the Seas no tuvo problemas en cumplir con su calendario programado y zarpó con rumbo a Southampton donde recaló el dia siguiente con total puntualidad.
Ante la imposibilidad de asistir a la última escala del año y contemplar una vez más el maravilloso espectáculo de contemplar el megabuque de la Royal Caribbean moverse majestuoso por aguas de la bahia he decidido tirar de archivo, pero no del mio propio si no del de Manuel Candal, que atesora un gran número de instantáneas de este coloso resultado de sus innumerables visitas este año a cada cual más impresionante, asi que desde este humilde sitio le doy las gracias una vez más por su gran colaboración.


(Foto: Manuel Candal)


Esto se ha acabado (por este año); Así pues recojan sus cosas y vayan saliendo porque la fiesta ha terminado, pero eso si, no se vayan muy lejos porque lo bueno vuelve a empezar muy pronto, con muchos más protagonistas y con mucho más espectáculo. Les aseguro yo, que en 2012 nos vamos a divertir mucho...


Por fin solo!





Este pasado viernes 23 de diciembre el Balmoral ha puesto punto y final a su calendario de escalas de 2011 en el puerto de A Coruña con su tercera recalada del año. El buque insignia de la naviera Fred. Olsen Cruise Lines llegó poco antes de las 07:00 horas procedente del puerto de Southampton.




Pero en algo sí es diferente esta escala al resto de las realizadas este año por el navío inglés. En esta ocasión el Balmoral ha tenido la oportunidad de ser el protagonista absoluto del dia y es que en sus anteriores llegadas la coincidencia con otra u otras naves siempre lo relegaba a un segundo plano, tanto en protagonismo como en ubicación en los muelles siendo su presencia más habitual en el muelle de Calvo-Sotelo que en el muelle de trasatlánticos, el propio de este tipo de embarcaciones.


El tiempo que dura la escala es el mejor momento para realizar los trabajos
de mantenimiento a bordo. En la foto podemos ver a este 
tripulante-funambulista adecentando la chimenea del Balmoral.


En su primera visita del año, en el ahora lejano 25 de abril la coincidencia de su escala con la del Ventura y su compañero de naviera Boudicca obligaron a nuestro protagonista a permanecer en un discreto segundo plano ensombrecido por la espectacular estampa del Ventura que monopolizó el muelle de trasatlánticos enviando a las naves de la Fred Olsen a muelles destinados habitualmente a la manipulación de mercancías.


¡¡Estoy aquiiii!!!. El pasado mes de abril el Balmoral (señalado con flechas verdes) 
quedó eclipsado por la presencia del espectacular Ventura.


Repitió el Balmoral el 3 de octubre con la esperanza de encontrarse el territorio más despejado que la vez anterior pero de nuevo se volvió a toparse con el cartel de "aforo completo". En esta ocasión fueron el Artania y el Albatros, ambos de la naviera germana Phoenix Reisen los que cerraban el paso hacia el muelle de trasatlánticos, asi que una vez más tuvo que amarrar en su ya conocido muelle de Calvo- Sotelo.


Alianza contra el Balmoral: En octubre el Artania y el Albatros coincidieron en 
A Coruña relegando al Balmoral (en la foto bajo las flechas) de nuevo a su
ya conocido muelle de Calvo-Sotelo.


Analizándolo en frío resulta una coincidencia de lo más curiosa que en acontecimientos tan poco frecuentes como son las escalas simultáneas de dos o más buques de crucero en nuestra ciudad uno de sus protagonistas siempre sea el Balmoral. Y la cosa no viene de este año; Ya a finales de 2010 este buque coincidió en su tercera escala del año con el supergigante Independence of the Seas, que por aquel entonces hacía su debut en la ciudad herculina.


"Elegí un mal dia para hacer escala". Si haces escala en A Coruña el mismo
dia que el Independence of the Seas hace su atraque inaugural en la ciudad 
tienes todas las papeletas de pasar inadvertido.


A las 17:00 horas el Balmoral soltó amarras para poner rumbo a su próximo destino, la ciudad de Funchal. Seguro que antes de iniciar la maniobra miró receloso el muelle pensando si se lo volverá a encontrar ocupado en su próxima visita a nuestra ciudad . Ya se sabe que el que fue a Sevilla...




Monarquia del siglo XXI





Este pasado 22 de diciembre se convirtió en una fecha muy especial en el puerto coruñés con el último debut protagonizado por una nave de cruceros durante 2011, y no sólo es especial por ser el último; (quedan aún 2 escalas pero de barcos que ya nos han visitado este año) lo es porque su protagonista puede presumir de ser el portador del nombre más legendario de cuantas naves nos han visitado este año.


Un nombre que lo es todo en la historia de la navegación. Atencion al detalle
del miembro de la tripulación saludando con una mano gigante en el margen 
inferior derecho de la foto...


Les hablo del Queen Elizabeth, el sustituto natural de la leyenda de los mares Queen Elizabeth 2 y el último buque en unirse a la famosa naviera Cunard Line. El mediático barco de crucero llegó a la ciudad pasadas las 8:00 horas procedente de la ciudad inglesa de Southampton y tras virar poco antes del Castillo de San Antón entró dando atrás para quedar amarrado minutos después en el habitual muelle de trasatlánticos.


 El Queen Elizabeth llegó a la ciudad con las primeras luces del día.


Portador de un nombre mítico y de unos colores legendarios, continuador de una saga memorable que ocupa cientos de paginas en la gran historia naval de los dos últimos siglos... Suena épico, suena grande, pero aunque nos pese, hay algo de "trampa" en el asunto.


Nombre y colores míticos coronan el navío.


Trampa suena feo; digamos mejor artificio. Y es que tras los colores de la Cunard y su tan totémico nombre se esconde un navío que se aparta bastante de lo que su apariencia externa por tradición debería indicar. Por entendernos, es como ver a Bruce Wayne con el traje de Batman puesto, o lo que es lo mismo su imagen mítica lo es por obra de un disfraz. Suena a crítica pero es simplemente un hecho; el de que todos sus antecesores, desde los originales Queen Mary y Queen Elizabeth, pasando por el Queen Elizabeth 2 hasta llegar al moderno Queen Mary 2 son verdaderos trasatlánticos mientras que este Queen Elizabeth, al igual que su muy parecido Queen Victoria, son "vulgares" buques de crucero (eso si, vulgares sólo si los comparamos con el resto de "Queens")




Hace ahora poco más de un año publiqué un post con motivo del inicio de su andadura comercial y en él comentaba que no me parecía un buque digno de llevar la palabra "Queen" en su amura o dicho de otra manera, que el nombre le venía demasiado grande. Ahora que lo he visto en vivo puedo decir que sigo pensando lo mismo; La leyenda de los originales Queens, el Mary y el Elizabeth es memorable, al igual que ocurre con el ahora retirado Queen Elizabeth 2, continuador de la saga, o el Queen Mary 2 (todo un digno sucesor), pero el Queen Victoria y este Elizabeth... eso es otro cantar. Quizás ahi los dirigentes de la naviera se han equivocado, al menos en lo referente al nombre; A mi modo de ver los "Queens" deberían ser otra cosa, pero todo esto no quita de que el nuevo Queen Elizabeth sea todo un prodigio de nave.




Exteriormente quizás no enamora ya que es más de lo mismo, y es que el Queen Elizabeth  pese a su pedigree es un "Vista Class" más como lo son su casi gemelo (aunque no idéntico) Queen Victoria, Oosterdam, Noordam, Arcadia, Zuiderdam y la lista continuaría hasta un total de 11 navíos. Si por alguna página leen que este barco pertenece a la "Signature Class" en lugar de a la "Vista Class" no se vuelvan locos; los  "Signature Class" (Eurodam , Nieuw Amsterdam) son "Vista Class" con 4 modificaciones y un vistazo rápido a varias fotos es suficiente para apreciarlo. Las cifras del Queen Elizabeth practicamente calcan a todas esta naves, con 90.901 toneladas de registro bruto, 294 metros de eslora y 32,2 metros de manga. Puede albergar a un total de 2.172 pasajeros en capacidad máxima y su tripulación está formada por 900 personas.



  Por su popa lo conocereis: El Queen Elizabeth (abajo) se diferencia facilmente de su cuasi gemelo hermano Queen Victoria (arriba) por su diseño de popa, y en el nuevo cunarder las cubiertas caen casi completamente en vertical. Si esteticamente ya no era gran cosa, en el Elizabeth lo han terminado de arreglar.

(foto Queen Victoria: autor desconocido)


Cabría pensar que al menos no se ha perdido el caracter "british" en la última creación de la naviera Cunard, pero incluso eso es discutible. Cierto que en sus interiores todavía se respira ese ambiente eminentemente británico en su cuidada decoración hasta tal punto que llegadas las cinco de la tarde lo más seguro es que te entren ganas de tomar un té a pesar de no haberlo probado en toda tu vida. Pero lo cierto es que fuera su principal seña de identidad británica se ha perdido víctima de la burocracia, el ahorro y en definitiva una globalización cruel cada vez más extendida y que no entiende de sentimentalismos. Y es que hace ahora unas semanas toda la flota Cunard, abanderada desde el comienzo de sus operaciones (allá por mil ochocientos cincuentaypico) en el puerto de Southampton ha perdido tan tradicional símbolo y lo ha sutituido por el registro de las Bermudas, con el consiguiente ahorro de dinero, si bien la excusa que han puesto los dirigentes de la Cunard, ahora englobada en el gigante americano Carnival Corp. ha sido que con su nuevo registro se podrán oficiar bodas a bordo, algo que no permite el registro británico.


A popa del Queen Elizabeth se puede leer su nuevo puerto de registro, 
Hamilton, que desde hace unas semanas sustituye al habitual de Southampton 
en toda la flota Cunard.
(Foto: Manuel Candal)


Pero todo lo criticable de su aspecto exterior se vuelven alabanzas cuando cruzamos la escala de acceso y es que en su interior si que nos encontramos a todo un Cunarder que hace honor a la tradición y el lujo que durante más de siglo y medio ha forjado la naviera británica. Cualquier parecido en sus salones públicos a los de cualquier otra nave de ocio (salvo las integrantes del resto de la flota Cunard, claro) es pura coincidencia y su cuidada decoración nos traslada de inmediato a otra época; la de los grandes trasatlánticos que cruzaban el océano a principios del siglo pasado en una travesia donde la opulencia y el lujo extremo eran la moneda de cambio habitual en aquellos legendarios navíos. En este Queen Elizabeth se respira esa misma atmósfera pero trasladada a nuestros días y uno no puede evitar una expresión de asombro al pasear por sus restaurantes y variados salones.



El espectacular Grand Lobby (arriba) y el ostentoso Midships Bar (abajo) en la cubierta 3 son sólo unos pocos ejemplos de lo que nos podemos encontrar a bordo del Queen Elizabeth.

(fuente: Cunard)


Tras gozar de un soleado dia de diciembre que permitió a los pasajeros de este enorme navio descubrir nuestra ciudad, poco antes de las 17:00 horas el prodigio flotante soltó amarras para poner rumbo a su próximo destino, el puerto de Leixoes, en la vecina Portugal.



El Queen Elizabeth tras soltar amarras poniendo rumbo a Portugal.

 (Foto abajo: Manuel Candal)


No se me ocurre mejor manera de finalizar este post dedicado a tan sensacional barco que hacerlo con las imágenes grabadas por mi buen amigo Jose Montero durante la llegada y salida del Queen Elizabeth a A Coruña. Aprovecho para darle una vez más las gracias por contar con su beneplácito para publicarlas en este modesto blog, agradecimientos que hago extensibles a Manuel Candal por el excelente material fotográfico que me ha proporcionado.









jueves, 17 de noviembre de 2011

Viaje en el tiempo





El pasado día 10 de noviembre tuvo lugar la segunda visita del año del buque Marco Polo a la ciudad de A Coruña, lo que me brindó una nueva oportunidad para disfrutar con la estampa clásica de esta leyenda viva de los mares, uno de los últimos exponentes de una generación que poco a poco va desapareciendo.




Perteneciente a la naviera Cruise & Maritime voyages, el Marco Polo llegó al puerto poco antes de que el reloj marcara las 7:00 horas procedente de Arrecife, en la isla canaria de Lanzarote y tras realizar un giro de 180 grados quedó amarrado unos minutos más tarde permitiendo a su pasaje bajar a tierra para conocer la ciudad o coger alguno de los autocares con destino a Santiago.




Con motivo de su anterior recalada en la ciudad hace unas semanas les hablé de un poco de las peculiaridades de este barco, centrándome en su pasado como componente de la flota soviética y dejé un poco de lado sus datos técnicos, que en un principio y a la vista de su reducido tamaño podrían parecer irrelevantes pero que esconden más de una curiosidad.




Construido como Aleksandr Pushkin en 1965 en los astilleros Mathias-Thesen de la ciudad germana de Wismar, el Marco Polo es un buque de pequeño tamaño con 22.080 toneladas de registro bruto, una eslora de 176´28 metros, una manga de 23´55 metros y 8´2 metros de calado. A este ex-integrante de las filas comunistas lo mueven 2 motores diesel Sulzer-Cegielski que le otorgan un total de 15.447 KW y en sus 8 cubiertas de pasaje puede albergar a un total de 820 pasajeros con una tripulación formada por 356 personas.




Si alguno de estos datos destaca por encima de los demás ese es sin duda su enorme calado, y es que con 8,2 metros el calado del Marco Polo es mayor que, por ejemplo, el del Queen Victoria (que tiene 8 metros), aún cuando el buque de la Cunard sobrepasa las 90.000 toneladas de registro bruto y se acerca a los 300 metros de eslora.  El motivo de que el Marco Polo presente un calado tan enorme se debe a que fue diseñado originalmente para realizar la ruta trasatlántica entre San Petersburgo y Montreal, y lo que tan complicada ruta pide es un buque con un gran calado para soportar de manera estable los embates del Atlántico Norte. No es la única característica sobresaliente del Marco Polo; Su casco está especialmente reforzado para navegar entre hielos por lo que en la actualidad pertenece a ese selecto club de naves de pasaje que pueden realizar rutas turísticas por alguna de las zonas más inhóspitas del planeta.


Marco Polo "on the rocks".
(Fuente: ianinsights.blogspot.com)


Tras pasar la mañana amarrado en el muelle de trasatlánticos el Marco Polo partió a las 14:00 horas rumbo a su puerto base de Tilbury (Reino Unido) para poner punto y final a una travesía de 7 días. Durante la salida por la megafonía del barco comenzó a sonar el famoso "Maybe Baby" de Buddy Holly mientras que dos miembros de la tripulación bailaban animando al pasaje. Al ver la escena no pude evitar esbozar una sonrisa pensando en lo curioso que resulta oir a una de las grandes leyendas del rock americano en un barco que ha navegado durante gran parte de su carrera comercial con una hoz y un martillo en su chimenea.




Al Marco Polo lo volveremos a ver por A Coruña, si las previsiones se cumplen, el próximo año, concretamente el 26 de octubre. Aguardaremos ansiosos la fecha esperando ver de nuevo a este clásico navío, todo un superviviente de una época ya lejana.


El Marco Polo durante su salida de la ciudad el pasado dia 10, a punto de 
dejar A Marola por la banda de estribor.


miércoles, 16 de noviembre de 2011

La luz todo lo cambia





Con la del pasado dia 9 de noviembre el Independence of the Seas ha llegado a la destacable cifra de 8 escalas en A Coruña en lo que va de 2011, y si algo provoca la reiteración de escalas en tan corto periodo de tiempo es la dificultad de aportar algo nuevo a la hora de fotografiarlo y es que cada vez me resulta más complicado buscar un emplazamiento nuevo para plasmar la estampa de este sensacional barco desde un nuevo punto de vista.


(Foto: Manuel Candal)


Y con esto no quiero decir que me haya aburrido de él. Todo lo contrario; siempre resulta un gran placer ver a este gigante de los mares,  perder la mirada en mil y un detalles desde la proa a la popa y fascinarse con la facilidad con la que realiza sus maniobras de atraque y desatraque pese a su descomunal tamaño, no olvidemos que se trata del barco de crucero más grande de cuantos operan en el continente europeo junto a su gemelo Liberty of the Seas. Pero todo lo bueno de poder contemplarlo una vez más en nuestras aguas se convierte en un devaneo de sesos a la hora de tratar de realizar un reportaje fotográfico medianamente original.




Al menos en esta ocasión creo haber conseguido algo medianamente diferente y ha sido gracias a la luz, o mejor dicho, a la ausencia de ella porque su penúltima escala del año ha tenido la particularidad de ser la primera en la que la noche ha caído sobre el Independence estando éste todavía amarrado al muelle. Esta circunstancia me ha permitido ver a este gigante con otros ojos.




Ciertamente la visión de uno de estos buques en mitad de la noche con todas sus luces encendidas crea una atmósfera muy especial y si bien en mi modesta opinión este barco no alcanza la belleza del Celebrity Eclipse (pueden observar fotos nocturnas de esta nave en alguno de sus posts de los meses de octubre y noviembre y juzgar ustedes mismos) hay que reconocer que la imagen del Independence of the Seas alumbrado completamente por su propia energía resulta absolutamente mágica.


Detalle del salón Viking Crown Lounge bajo la chimenea.


Como habrán observado no todas las fotos que ilustran este post han sido tomadas de noche. Las diurnas han sido realizadas por Manuel Candal, un fotógrafo aficionado que a la vista de sus impresionantes instantáneas se podría decir que es un auténtico profesional en el arte de encuadrar y darle al disparador. Desde aquí aprovecho la oportunidad de darle las gracias por darme su bendición para que fotos tan sensacionales como la que se pueden ver aquí ilustren este modesto blog, y ya que estoy les recomiendo que le echen un vistazo a su galería de fotos que, de temática muy variada, resulta espectacular de principio a fin. Os dejo el enlace:  


Sección central del Independence of the Seas.
(Foto: Manuel Candal)


Tras esta escala al Independence of the Seas ya sólo le queda una parada por tierras herculinas por este año; será el próximo día 27 de diciembre y supondrá no sólo la despedida del buque de la naviera Royal Caribbean si no también el cierre de escalas por este año. ¿Se les ocurre mejor protagonista para acabar 2011?


El Independence of the Seas zarpando rumbo a Southampton.


martes, 15 de noviembre de 2011

Desde Vigo con amor (parte 2): La Princesa





El viaje para reencontrarme con el Queen Mary 2 me brindó además la oportunidad de conocer o de ver en vivo y en directo a uno de los cruceros más famosos del mundo. Hablo del Grand Princess, uno de los buques más grandes de su clase y que por esas cosas del destino (o más bien por temas de planificación de su naviera) nunca ha hecho parada y fonda en A Coruña.




El enorme buque, propiedad de la naviera americana Princess Cruises llegó a la ciudad olívica poco antes de las 9:00 para quedar amarrado media hora más tarde junto al Queen Mary 2 que quizás lo eclipsaba más de lo debido. Y es que resulta increible que este buque pueda quedar relegado a un segundo plano puesto que sus dimensiones son impresionantes.


Estampa general del puerto de Vigo el pasado dia 8 con sus dos grandes 
protagonistas.


Y es que ciertamente sus números son colosales; con un registro bruto de 108.806 toneladas, una eslora de 290 metros, 36 metros de manga y 8 metros de calado, en sus 13 cubiertas de pasaje el Grand Princess puede albergar a un total de 3.100 pasajeros en capacidad máxima con una tripulación formada por 1.100 personas.


El Grand Princess parece querer ocultarse tras el edificio de la estación marítima. 
Destaca su espectacular puente de mando con las alas sostenidas por dos enormes columnas.


No estamos ante uno más de los muchos megacruceros que navegan hoy en dia por aguas del Mediterráneo o del Caribe. El Grand Princess es todo un hito de la ingeniería naval y uno de esos nombres imprescindibles para contar la historia moderna de esta industria. Cuando se botó en el año 1998 era el buque de pasajeros más grande de todos los tiempos desbancando al Carnival Destiny, que ostentaba el título desde hacía 2 años, si bien al Grand Princess el título apenas le duró año y medio cuando fue superado en dimensiones ampliamente por el Voyager of the Seas. Además de este título el Grand Princess se convirtió aquel año en el buque de pasajeros más caro jamás construido con un coste aproximado de 450 millones de dólares.




Y no solo es destacable por su tamaño. Su innovador y espectacular diseño ha tenido un enorme éxito que ha dado lugar no sólo a dos naves gemelas (el Golden y el Star Princess) si no que hasta 11 buques tales como el Ruby Princess, el Ventura o el Azura, basan su diseño en el del Grand Princess añadiéndole ciertas modificaciones.


Detalle de la chimenea.


Uno de los puntos más destacados de ese diseño y la auténtica carta de presentación del Grand Princess es (o era) la espectacular cubierta voladiza a popa sostenida sobre dos grandes pilares a modo de alerón y que en su interior albergaba la discoteca Skywalkers. Sin duda era una de las innovaciones estéticas más originales surgidas en el diseño naval de estos buques en los últimos 20 años pese a que contaba con simpatizantes y detractores por igual, estos últimos se referían al Grand Princess de forma despectiva como el "carrito de supermercado" por el supuesto parecido con este objeto, pero todo ésto ya forma parte de la historia puesto que a mediados de este año el buque fue sometido a una radical remodelación en la que se retiró esta polémica cubierta debido a algunas deficiencias estructurales.



Arriba: El Grand Princess presentaba hasta hace poco una cubierta 
elevada coronando la popa que albergaba la discoteca Skywalkers. 
Constituía sin duda su principal seña de identidad.

Abajo: Debido a problemas estructurales dicha cubierta fue retirada 
en una remodelación llevada a cabo hace unos meses en Bahamas.

(Fuente foto arriba: wikipedia)
(Fuente foto de abajo: travelweekly.co.uk)


En mi modesta opinión, y ahora que lo he visto "en directo" puedo decir que el barco ha perdido completamente su personalidad, dando incluso la sensación de estar inacabado, como si le faltara alguna pieza a popa. Supongo que será cuestión de acostumbrarse...


La popa del Grand Princess en su configuración actual. A mi no me convence...


Tras un intercambio de bocinazos a la salida del trasatlántico de la Cunard, el Grand Princess hizo lo propio hacia las 17:00 horas y en mitad de un  intenso aguacero para poner rumbo a su siguiente destino, ya en aguas portuguesas, en una travesía que significa su despedida del continente europeo hacia territorio americano para iniciar allí en unos días su temporada de cruceros por el Caribe. Al igual que ocurriera con la del Queen Mary 2, la salida del Grand Princess fue grabada por Jose Montero para dar lugar a este magnífico vídeo que os dejo a continuación:





Con la marcha de este gigante se ponía el punto y final a un magnífico día de cacería fotográfica con estas dos enormes piezas dignas de museo. La "caza" continúa ahora de nuevo por nuestros dominios coruñeses en espera de las visitas que nos quedan de aquí hasta final de año.