viernes, 23 de septiembre de 2016

No hay quinto malo (Parte II)





Tras explicar en la primera parte de esta entrada alguno de los aspectos generales del Mein Schiff 5 con motivo de su reciente visita inaugural a nuestra ciudad, hoy voy a continuar repasando alguna de sus características más destacadas pero antes de ponerme con ellas he pensado que  sería interesante hablar un poco sobre su naviera, la TUI Cruises, que para muchos resulta un nombre no muy conocido.


Continuamos con el repaso sobre lo que dio de sí la escala inaugural del Mein Schiff 5 en A Coruña.


Con más de 90 años de historia, Tui Group es un gran consorcio germano dedicado al turismo. Con unos 80.000 empleados en plantilla sus tentáculos se extienden al sector del transporte aéreo, con un total de 6 aerolíneas. Al hotelero, con más de 300 establecimientos repartidos por medio mundo, o al de los viajes, con 10 touroperadores distintos. Los cruceros son otra de sus grandes inversiones gracias a sus tres marcas: una dedicada al mercado británico (Thomson Cruises) y dos orientadas al alemán, la emblemática Hapag-Lloyd y Tui Cruises. Esta última naviera es de reciente creación: fue fundada en abril de 2008 como una "joint venture" entre el grupo alemán y el gigante crucerístico norteamericano Royal Caribbean Inc. en respuesta a la maniobra de su gran rival Carnival Corp. que unos años antes se había hecho con el control de Aida Cruises, una de las grandes dominadoras del pujante mercado germano.


El logo de TUI Group corona la chimenea del Mein Schiff 5.


Tui Cruises inició operaciones en 2009 con dos buques transferidos de Celebrity Cruises (marca también propiedad de Royal Caribbean) en lugar de construír sus propias naves con el objetivo de introducirse en el mercado lo más rapidamente posible. El producto ofrecido por la nueva compañía se ubica dentro del sector premium de los cruceros y está destinado a personas de mediana edad que buscan disfrutar a bordo de una atmósfera relajada en un régimen de todo incluído salvo para determinadas opciones gastronómicas y ciertas bebidas. Tras los primeros años de asentamiento Tui Cruises se encuentra actualmente en un período de expansión radical con la construcción de 6 nuevos navíos en apenas 6 años. Comenzó en 2014 con el inicio de la andadura comercial del Mein Schiff 3. Al año siguiente llegó su gemelo, el 4, y este 2016 ha visto como la familia crecía con nuestro protagonista de hoy. La familia no se quedará ahí ya que el cuarto gemelo, el Mein Schiff 6, está ya en proceso de construcción. En 2018 llegará el que debería ser Mein Schiff 7 pero que finalmente lucirá en su amura la denominación Mein Schiff 1 que quedará libre el próximo año con la salida de la naviera del actual buque. Este nuevo "1" será una versión agrandada del resto de Mein Schiffs y tendrá un gemelo (Mein Schiff 2), que debería estar navegando en 2019. Todos los buques han sido o serán construídos en los astilleros Meyer Turku de Finlandia. Como ven un crecimiento brutal pero con poca imaginación para los nombres. Eso sí de calidad van sobrados;  Habla a las claras de ello el que sus tres nuevos buques, el 3 el 4 y nuestro Mein Schiff 5 están considerados los mejores buques de gran tamaño por encima de navíos como el Britannia, e incluso de las "Reinas" de la Cunard como el Queen Elizabeth o el mismísimo Queen Mary 2.


Mein Schiff es sinónimo de calidad a raudales.


Volvamos a centrarnos en el Mein Schiff 5 para describir con un poco más de detalle que nos podemos encontrar en su interior, que no es poco; y es que 36 metros de ancho por casi 300 metros de largo y 15 cubiertas dan para mucho. El Mein Schiff 5 sigue una distribución similar a sus gemelos 3 y 4 hasta tal punto que las cubiertas de pasaje reciben el mismo nombre que en estos buques. Practicamente se repite la misma disposición: 13 restaurantes con variadas opciones gastronómicas, desde el tipo buffet (Anckelmannsplatz), un bistro (Tag und Nacht) o los especializados en cocina internacional como Hanami (japonesa) o L´Osteria (italiana). 13 bares, 2 piscinas en la cubierta 12 (una de ellas con techo retráctil) y varios jacuzzis, un teatro con capacidad para 1.000 personas, un impresionante spa de dos cubiertas a proa y numerosas instalaciones para practicar deporte, entre ellas un anillo de jogging de 280 metros.



El teatro (arriba) y el Restaurante Hanami (abajo).

(Fotos: TUI Cruises)


Destacar entre todas estas  el Diamond Bar. Situado a popa de la Cubierta 5 y con capacidad para 69 personas llama la atención por su estructura acristalada en forma de diamante que llena de luz el espacio. El local destaca además de por su arquitectura por tener una cuidada selección de ginebras.



Arriba: El Diamond Bar es uno de los locales más originales a bordo del Mein Schiff 5.
Abajo: Su estructura en forma de diamante acristalado es facilmente visible a popa del buque.

(Foto arriba: TUI Cruises)


En lo relativo a los alojamientos el Mein Schiff 5 cuenta con un total de 1.267 camarotes de los cuales el 82 % (1.043) tienen la famosa veranda, o lo que es lo mismo, balcón privado. Se dividen en 12 categorías distintas y sus tamaños van desde los 17 metros cuadrados de las camarotes interiores hasta los 47 metros cuadrados de las Diamond Suites. Todas ellas están equipadas de manera muy completa; no falta ni siquiera una cafetera de cápsulas de una famosa marca anunciada por cierto famoso actor de Hollywood  (vaya vuelta que he dado para no decir Nespresso...).


En el Mein Schiff 5 hay más de 1.000 camarotes con su correspondiente balconcito.


Mención aparte merecen las dos "Themen Suites". Situadas a proa en la cubierta 10  y con unas vistas privilegiadas sobre el puente de mando. Su tamaño alcanza los 54 metros cuadrados a los que hay que sumarle una terraza de 15 metros cuadrados con hamaca además de una mesa y 4 sillas. Además de disponer de más espacio del que sin lugar a dudas van a necesitar los afortunados moradores de cualquiera de estos dos apartamentos cuentan con una interminable lista de "extras": consola de videojuegos y minibar incluídos, servicio de mayordomo propio, selección de periódicos del día, turno preferente a la hora de hacer el check-in, acceso exclusivo a determinadas instalaciones de la nave y prioridad en restaurantes, excursiones en tierra y organización de celebraciones personales.


Una de las "Themen Suites" a bordo del Mein Schiff 5.
(Foto: TUI Cruises)


Ya saben lo que hay. Si quieren disfrutar de todo lo descrito toca rascarse el bolsillo y si no, nos queda el consuelo de disfrutar de este impresionante monstruo de ingeniería naval desde tierra, algo que pudimos hacer el pasado domingo a las seis de la tarde cuando el Mein Schiff 5 se puso de nuevo en movimiento tras pasar más de 10 horas atracado en el muelle de trasatlánticos. Sin más visitas previstas por aquí nos contentaremos con ver en 2017 a sus dos hermanos gemelos que ya han confirmado su presencia en nuestra ría para la próxima temporada.





Salvo las que así lo indiquen, las fotos de esta entrada han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario